Las compañías de autocuidado exponen a Alfonso Jiménez la delicada situación del sector, para la que sólo ven la salida de las marcas de gama

El director general de Farmacia augura un futuro a medio plazo “excelente”, pero avisa de que no es momento de “grandes beneficios”

| 2010-04-23T15:47:00+02:00 h |

Carlos Arganda

Madrid

Corto, aunque intenso y exigente. Así fue el discurso de Jaume Pey, presidente de la Asociación para el Autocuidado de la Salud (Anefp), ante la Asamblea general de la asociación como antesala de la clausura que fue llevada a cabo por Alfonso Jiménez Palacios, director general de Farmacia, la semana pasada en Madrid. Pey centró todas sus peticiones a la Administración en la necesidad de avanzar hacia la autorización de las marcas de gama en diferentes estatus. Una necesidad que, según él, requieren las compañías de autocuidado para “mantener los activos que tienen en nuestro país”, especialmente tras el impacto que les supondrá el Real Decreto Ley 4/2010.

Y es que, según Pey “el tiempo empresarial es muy corto” y el entorno económico y la situación de las compañías dedicadas al autocuidado de la salud no es especialmente boyante. Por ello, hizo un llamamiento a la Administración a actuar en esta línea de manera “urgente y con diálogo”.

Según el presidente de Anefp, las inversiones que muchas compañías hicieron hace tiempo para crear una marca podrían ver “en un futuro inmediato que el valor de la misma se ha visto reducido de manera drástica”. Por ello, según él, es el momento de “volver a posicionar dicha marca al alcance del consumidor”, para que tenga a su disposición un producto que no requiera receta médica. Según Pey, no es fácil dar estos pasos en España, aunque él mismo dio las recetas para conseguirlo: permitir las marcas de gama en distinto estatus y acelerar al máximo los plazos para las variaciones.

Se trató de unas demandas muy claras sobre las que Jiménez no quiso pronunciarse en su discurso de clausura. En este sentido, el director general de Farmacia, afirmó que, aunque no hubiera “transmitido demasiado optimismo”, él sí que era optimista en relación al desarrollo de los medicamentos para el autocuidado de la salud. Por ello, apostó por desarrollar a medio plazo el mercado de los medicamentos publicitarios, consciente de que se trata de una industria que está pasando “un momento delicado” y aventuró que los tiempos venideros “seguirán siendo difíciles”. No obstante, mostró su “firme convencimiento de que es un mercado al que le espera un excelente futuro”.

Sobre este aspecto, aseguró que la Administración trabajará por desarrollarlo siempre que, a corto plazo, “no incremente el gasto en medicamentos ni el coste para los ciudadanos”. Un argumento con el que no se mostró conforme Rafael García Gutiérrez, director general de Anefp, quien puso de manifiesto que “hay que priorizar” y actuar no sólo en el ámbito de la oferta “sino también en el de la demanda”. Además, dijo que es necesario convencer a los ciudadanos de que “cuando los recursos son escasos” no se deberían utilizar los medicamentos financiados para tratar los síntomas menores.

En este sentido, García Gutiérrez lanzó a la Administración el guante de apoyar la puesta en marcha de campañas de concienciación ciudadana que destaquen todos estos valores, como la que “están poniendo en marcha algunos medios de comunicación”, en relación a la campaña que, promovida por Fundamed, es difundida a través de las páginas de EG, Gaceta Médica y Bien, publicaciones todas ellas de Contenidos e Información de Salud.

Entendimiento y consenso

En cualquier caso, García Gutiérrez puso en valor el apoyo y entendimiento logrado con el actual equipo directivo del Ministerio de Sanidad, por lo que se mostró “optimista” acerca de la posibilidad de que pueda actuar en beneficio de este sector.

Del mismo modo, el entendimiento, el consenso y el diálogo fueron varios de los elementos que el director general de Farmacia puso encima de la mesa como “necesarios” para afrontar los retos del SNS ya que, tal y como expuso “todos estamos interesados en sacar adelante el SNS”. No únicamente como ciudadanos y pacientes sino como agentes del sector cuyo futuro, también depende de la salud del sistema.

“No son momentos de grandes beneficios, sino tiempos para apretarse el cinturón”, sentenció Jiménez, al tiempo que llamó a todos los agentes del sector para “remar en la misma dirección” con el objetivo de “reforzar” el sistema sanitario con el “esfuerzo colectivo de todos los agentes del sector”. Por ello, expuso que, en estos momentos la factura en medicamentos no debería tener un crecimiento positivo, ya que la economía está retrocediendo. “Somos más pobres que antes”, afirmó, y explicó que los ingresos fiscales han caído y nos esperan “dos o tres años difíciles”. Por todo ello, expuso que es un momento para poner en marcha “políticas farmacéuticas globales” que aborden todo el conjunto de variables que intervienen en el comportamiento del gasto farmacéutico.

En este sentido, volvió a incidir en las grandes líneas que incluirá el II Plan Estratégico de Política Farmacéutica que será aprobado en los próximos meses y que actuará en diversos ámbitos de la prestación farmacéutica, sin olvidar la información y educación de la población respecto al “uso racional de los medicamentos”.

“Hay que ser rigurosos en todo lo referente al gasto público” ya que para el Ministerio de Sanidad, es un “objetivo prioritario” consolidar el SNS y hacerlo sostenible. Por ello, afirmó que no es posible ponerlo “en el más mínimo riesgo”. De ahí las medidas que consensuó el Consejo Interterritorial del SNS el pasado 18 de marzo y que se concretaron, en parte, en el Real Decreto Ley 4/2010.

En cualquier caso, y aunque no depende directamente de las autoridades sanitarias, según Jiménez, a medio plazo “será necesario inyectar más fondos al sistema”, un servicio muy bien valorado por los ciudadanos y por el que “estarían dispuestos a pagar más”, según las encuestas, afirmó el director general de Farmacia.