EL GLOBAL Vitoria | lunes, 02 de noviembre de 2015 h |

Los impagos a las farmacias catalanas han entrado en la campaña electoral cara al 20-D y, más en concreto, en el pulso político que mantiene el Gobierno central y la Generalitat de Cataluña ante el desafío separatista. El reciente anuncio de la Generalitat de que no podrá pagar ninguna factura más a sus farmacias —que, cabe recordar, ya sufren impagos— si no llega un Fondo de Liquidez Autonómico extraordinario ha provocado la reacción del propio ministro de Sanidad , Alfonso Alonso.

Durante su intervención este 31 de octubre en un mitín en Vitoria por su también condición de presidente del PP de País Vasco, Alonso se ha mostrado muy crítico con esta deuda creciente de la Generalitat a las farmacias, que ya se sitúa por encima de los 300 millones de euros. “¿Ahora no hay dinero para pagar a las farmacias? ¿En qué se ha gastado Artur Mas esos 300 millones?”, espetó el ministro de Sanidad durante su intervención. El ministro ahondó un poco más: “Los españoles tienen derecho a saber en qué se gastó el dinero que tenía para proteger la salud de los ciudadanos” y si lo invirtió “en su propaganda, en un ánimo de ruptura, o en una división”.

Las alusiones a este problema de liquidez de la Generalitat para el abono de recetas no se quedaron ahí. Alonso manifestó que “El Gobierno lleva cuatro años pagando a las farmacias y financiando los servicios públicos en Cataluña”. Ante este nuevo problema —la Administración acumula tres mensualidades pendientes de abono, a la que se añadirá otra este próximo 5 de noviembre—, el ministro de Sanidad ha confirmado la intervención del Gobierno: “Nos haremos cargo de las farmacias catalanas”, ha asegurado.

Esa ‘ayuda’ aludida por Alonso no sería otra que la futura habilitación de un FLA extraordinario para que regiones como Cataluña afronten sus deudas antes de finalizar el ejercicio. Este fondo está pendiente de aprobación en la próxima Comisión Delegada del Gobierno para asuntos económicos.