Isis Daniela Sarmiento Madrid | viernes, 22 de noviembre de 2013 h |

Luciano Arochena, presidente de la Federación Española de Anticoagulados (Feasan), destaca la importancia que tiene que los pacientes estén formados y se responsabilice en el cuidado de su propia salud.

Pregunta. ¿Podría ofrecer un balance de la situación actual del colectivo anticoagulado el último año?

Respuesta. En los últimos años hemos asistido a un cambio de paradigma de la anticoagulación, con la incorporación de nuevas opciones terapéuticas que pueden beneficiar a un subgrupo de pacientes anticoagulados, entre aquellos que tienen una fibrilación auricular no valvular. No obstante, estos cambios han supuesto nuevas desigualdades para el colectivo ya que el acceso a estos nuevos tratamientos no está siendo el esperado, ni se está asegurando la equidad territorial,existen grandes diferencias entre Comunidades Autónomas.

P. ¿Qué está haciendo Feasan en pro de este colectivo?

R. Tanto Feasan como sus asociaciones integradas, basan su actividad principal en la información y en la educación sanitaria del paciente. Para que la información llegue al paciente ponemos en marcha actividades como jornadas y conferencias, publicaciones, una newsletter online mensual y una trimestral impresa, entre otras acciones. Respecto a las acciones de educación sanitaria nuestro programa más significativo es el “paciente experto anticoagulado”, un programa que a mediados del 2014 habrá formado a casi 1.000 pacientes con fibrilación auricular, en la necesidad de conocer mejor su patología y su tratamiento para evitar las posibles complicaciones, como prevenir el ictus. En paralelo Feasan mantiene reuniones periódicas con representantes de la Administración Públicas, sociedades científicas y otras organizaciones nacionales e internacionales para hacer propuestas de mejora de la atención sanitaria del paciente.

P. Feasan ha desarrollado un juego online, que funciona desde el Día Nacional del Paciente Anticoagulado, porque surge esta iniciativa?

R. Hemos querido hacer un llamamiento a los pacientes bajo el lema “Por tus derechos, por tu salud, juntos sumamos más”. En estos momentos es importante aunar personas, manos y voces que unidas alcancen un objetivo común: mejorar la atención sociosanitaria del paciente anticoagulado en España. Nos hemos dirigido específicamente a los pacientes con el objetivo de que se acerquen a las asociaciones, porque nosotros trabajamos en la mejora de la salud y estamos reivindicando derechos para todos los pacientes, cómo el desarrollo de planes de educación sanitaria, el tratamiento farmacológico más adecuado en función de la situación sociosanitaria del paciente, la incorporación del autocontrol del tratamiento con coagulómetros portátiles en la cartera de servicios sanitarios públicos, la punción capilar extensiva en todos los centros sanitarios y la formación en avances terapéuticos en anticoagulación para profesionales de la salud. Con el juego online, queremos acercar la realidad de estos pacientes a la sociedad en general.

P. ¿Cuál es la prioridad de la Federación en estos momentos?

R. Garantizar una atención sociosanitaria de calidad, equitativa y personalizada. Cada paciente vive su particular situación clínica y sociosanitaria, por ello la atención que recibe debe ser lo más personalizada posible e implicando en ella al propio paciente. Huyamos de la medicina tutelada y paternalista y aboguemos todos los implicados por una medicina más participativa, en la que el propio paciente asuma un papel como corresponsable de su propia salud. Es importante también que los médicos asuman este cambio en el sistema y que reciban la formación necesaria.

P. ¿Qué alternativas sugiere a la Administración pública para contribuir a la sostenibilidad del SNS?

R. Darle mucha más importancia a la educación del paciente contribuirá a la sostenibilidad del SNS. Muchos estudios han demostrado que un paciente bien informado, un paciente activo consume menos recursos del sistema. El autocontrol del tratamiento por parte del paciente también ha demostrado que tiene resultados clínicos superiores al control tradicional en el centro de salud/hospital. Los pacientes que se autocontrolan en su domicilio no van con tanta frecuencia al centro de salud y esto tiene repercusiones positivas también en el gasto sanitario.