Desde este jueves 22 de julio, las 22.137 farmacias nacionales ya pueden dispensar sin exigencia de receta test de autodiagnóstico de anticuerpos y antígenos de COVID-19. Ahora bien, el Real decreto 588/2021 que regula la venta al público y la publicidad de los test de autodiagnóstico de la COVID-19 apenas delega en las farmacias esta función: la de dispensar —eso si, en exclusiva— estos productos.

Por ejemplo, a pesar de las peticiones unánimes del sector, nada refleja respecto a la participación de las farmacias en la trazabilidad y comunicación de posibles resultados positivos de estas pruebas. Aunque fuese al margen del texto, tampoco ha habido manifestaciones públicas/oficiales desde el Ejecutivo instando a los usuarios a realizarse estos test in situ, en las propias farmacias. O apelaciones al asesoramiento profesional que puede encontrar la ciudadanía al otro lado del mostrador respecto a estos autodiagnósticos. Nada.

Así las cosas, ante la ausencia de indicaciones generales en el RD, varias Comunidades Autónomas ya están trabajado con los colegios farmacéuticos para asegurar la trazabilidad de los resultados. En especial, la comunicación de resultados positivos haciendo uso de los sistemas informáticos de las boticas. Cabe recordar que un resultado positivo mediante un test de autodiagnóstico será considerado oficialmente como “caso sospechoso” y exigirá una prueba comprobatoria en las estructuras del sistema sanitario.

Desde el Consejo General de Farmacéuticos (CGCOF) se recuerda que “para poder obtener el mejor resultado en términos epidemiológicos a estas pruebas es necesario que las comunidades autónomas y los Colegios de Farmacéuticos se coordinen en el registro y notificación de los datos como ya ha anunciado que hará Navarra y se está estudiando en otras autonomías”.

Navarra: convenio antes incluso del RD

Como reflejaba el CGCOF, la primera CC.AA en ‘moverse’ fue Navarra. Antes incluso de la publicación del RD, la Consejería de Salud y el COF firmaron un convenio de colaboración “para tener garantía de seguridad en la realización de la prueba y sobre todo la trazabilidad de la información cuando esta es positiva”, en palabras de Antonio López, subdirector de Farmacia y Prestaciones del Servicio Navarro de Salud.

Imagen de la presentación del convenio entre el Servicio Navarro de Salud y el COF regional.

Según recoge el convenio, cuando una persona se dirija a una de las farmacias adheridas a esta campaña para comprar un test de este tipo, el farmacéutico le propondrá que se realice en la propia farmacia —con la firma del consentimiento informado—. Una vez realizada la prueba, el farmacéutico registrará el resultado del autotest. Si dicho resultado fuera positivo, además de registrarlo, lo notificará al correo electrónico del Instituto de Salud Pública de Navarra.

Una vez recibida la información, Salud Pública la gestionará de la forma más adecuada (rastreo, contacto con paciente, etc) igual que lo hace con los datos que obtiene de los laboratorios privados que realizan pruebas diagnósticas para el COVID-19. De igual manera, si el usuario decide realizarse la prueba en su domicilio o fuera de la botica, el farmacéutico también le ofrecerá que llame posteriormente a la botica y servir de enlace para la trazabilidad de la información.

Cantabria: apuesta por las farmacias y app de registro

Cantabria también ha apostado por apoyarse en las farmacias para asegurar la trazabilidad de los resultados de estos autodiagnósticos. Primero de todo, el Gobierno regional ha hecho un llamamiento para que los ciudadanos se realicen estas pruebas en estos establecimientos, a fin de disponer de la supervisión de un profesional sanitario.

“La ciudadanía no debe olvidar que el coronavirus es una enfermedad de declaración obligatoria y que es conveniente realizarse el test en la propia farmacia, con el asesoramiento farmacéutico, para comunicar el resultado de inmediato a las autoridades sanitarias”, indica la Consejería de Sanidad cántabra en un comunicado. La comunicación “en el momento” de la farmacia pone en marcha sin demora el mecanismo de citación para la prueba PCR por parte del Servicio Cántabro de Salud (SCS) y así confirmar o descartar el autodiagnóstico, añaden.

No obstante, en el caso de Cantabria, de forma paralela se ha puesto en marcha la web https://autotest.scsalud.es con un formulario para que la ciudadanía pueda comunicar también el resultado del test si es positivo. Sin embargo, la ventaja de que lo hagan los profesionales de las farmacias, ha explicado el consejero Miguel Rodríguez, “es que son personal sanitario”.

En otras regiones, como Murcia, Administraciones y COF también ultiman sus respectivos protocolos para la comunicación de resultados a través de las farmacias.

Galicia: emisión de certificados por las boticas

En Galicia, también ligado al libre acceso a test de autodiagnóstico, pero relacionado con el establecimiento de medidas restrictivas por la pandemia, Xunta y COF están valorando la posibilidad de que las farmacias puedan emitir certificados de COVID-19, necesarios para el acceso a locales de restauración y ocio en esta región.

Así lo ha adelantado el propio presidente de la Xunta, Alberto Nuñez Feijoo. En concreto, las farmacias emitirían estos certificados con los resultados siempre que la prueba se realizase en la botica, en presencia de un profesional. No obstante, este servicio sería voluntario y, según quieren los colegios, remunerado.