Quizá no sean momentos para celebrar —la preocupante situación sanitaria por la COVID-19 no da lugar a ello— pero sí para conmemorar. Y, sobre todo, para reconocer la labor de 75.260 farmacéuticos nacionales que tienen en el 25 de septiembre su Día Mundial. Una efeméride que coincide en fechas con el “llamamiento urgente” hecho por el Consejo General de Farmacéuticos a todas las autoridades sanitarias “sin excepción” para que refuerce “sin demora” el papel de las farmacias en la lucha contra la pandemia. Con propuestas contundentes. EG ha hablado con su presidente sobre este ‘golpe en la mesa’. Y no es el el Ministerio el principal y/o único ‘señalado’; también se apunta a las CC.AA.

Pregunta. ¿Es ese “momento decisivo” que, indican, vive España lo que ‘invita’ a elevar el listón de las reclamaciones?

Respuesta. Si, sin duda. Nosotros ofrecemos soluciones y apelamos a la responsabilidad de las autoridades sanitarias. No es oportunismo profesional. Son propuestas que obedecen a nuestro compromiso con la salud y bienestar de todos los ciudadanos. Los responsables sanitarios no pueden obviar el potencial que tienen 22.102 establecimientos sanitarios, como son las farmacias, y 55.000 profesionales de la salud, los farmacéuticos comunitarios. Todos los farmacéuticos desde los diferentes ámbitos de actuación están desarrollando una labor esencial y estamos convencidos de que la red de farmacias puede hacer más. No hay obstáculos para ello. Solo hacer falta voluntad política por parte de las Comunidades Autónomas.

“Nos sigue sorprendiendo que no se cuente con los farmacéuticos. Los responsables sanitarios de las CC.AA también tienen potestad para tomar decisiones con las farmacias”

P. En el manifiesto recuerdan las buenas palabras que tienen los decisores sobre el papel de las farmacias. ¿Por qué luego ‘cuesta’ que se concrete en hechos?

R. La situación es extraordinaria y estamos todos inmersos en una vorágine, pero hemos dejado atrás lo peor de la crisis y el caos inicial que posiblemente dificultaba la toma de decisiones. Ahora, en esta nueva fase, en la que tenemos más conocimiento, creemos que es más fácil establecer soluciones extraordinarias ante lo que estamos viviendo. Por esto nos sigue sorprendiendo que no se cuente con la farmacia y los farmacéuticos. Estamos negando a los ciudadanos un acceso más ágil y cercano, a través de las farmacias, para ciertos servicios lo que se vería reflejado en una descongestión de la Atención Primaria y una mayor capacidad asistencial de los sistemas sanitarios. Las conclusiones de la Comisión de Reconstrucción, aprobadas con un amplio consenso político, y nuestro manifiesto urgente marcan el camino. Es difícil comprender que las autoridades sanitarias, incluidas las autonómicas, no estén dando paso para hacerlas realidad.

P. “Sabemos que las farmacias pueden hacer más”, indican en el manifiesto. ¿Es, por tanto, principalmente una cuestión de “voluntad política”?

R. Sí, esto ya es un tema de voluntad política, pues los responsables sanitarios autonómicos tienen la potestad de hacerlo. Hay que dar un paso adelante, tener voluntad política y tomar decisiones estratégicas como lo están haciendo países de todo el mundo, incorporando a la farmacia en iniciativas de Salud Pública. Además hay que recordar que en España también tenemos múltiples ejemplos de éxito de colaboración de las farmacias con las administraciones en ámbitos como la detección precoz o los cribados, con excelentes resultados. Ahí están los casos del VIH o el cáncer de colon. De verdad, insisto a los responsables políticos que, ante todo, piensen en solucionar las inquietudes de los ciudadanos y en mejorar la salud pública, y verán que, en muchos casos, la farmacia es la solución. Es lo que ha hecho el Presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, que ha anunciado que su voluntad es que los test estén en las farmacias.

  

P. Vayamos a las propuestas. Una de ellas es “aumentar la capacidad asistencial sobre determinadas actuaciones, como ya se ha venido haciendo en los primeros meses de la pandemia”. ¿A cuáles se refieren?

R. Desde el primer día de la pandemia hemos demostrado una actitud proactiva y constructiva ofreciendo hasta 35 medidas. Todas ellas han permitido descongestionar los centros de salud, garantizar el acceso a los medicamentos y a los servicios farmacéuticos a todos los españoles, y contribuir a la prevención. Nosotros proponemos continuar con estas medidas durante esta fase actual. Por ejemplo, facilitando la renovación de los tratamientos, continuando con la atención domiciliaria y favoreciendo la colaboración de la farmacia comunitaria con los servicios de farmacia hospitalaria en la dispensación de medicamentos de DH. Lo que ya estamos haciendo desde que se declaró el Estado de Alarma es el punto de partida, al que ahora queremos añadir nuevos servicios en materia de test, cribados o vacunas, entre otros aspectos.

“Hace falta voluntad política (…) como ha hecho el presidente de murcia, Fernando López Miras, anunciando que quiere que los test estén en las farmacias”

P. También reclaman la mayor participación de las farmacias en cribados y detección precoz de COVID-19. ¿Es la red de farmacias una solución al déficit de rastreadores en algunas CC.AA?

R. Los rastreadores están haciendo una labor fundamental que quiero reconocer y destacar ya que en muchos casos son farmacéuticos de Salud Pública. Ahora bien, la situación es extrema, los profesionales lo están dando todo pero no siempre pueden cubrir las necesidades actuales a pesar de los esfuerzos que están haciendo. Por ello hemos ofrecido reforzar estos trabajos con las labores de rastreo en una acción conjunta y coordinada con estos profesionales y de acuerdo con los procedimientos que se determinen por las autoridades sanitarias. Lo diré claramente, los políticos deben saber que la diferencia entre contar o no contar con la farmacia en labores de cribado y detección precoz puede ser fracasar o tener éxito en la lucha contra el coronavirus. Y nunca podrán decir que no nos ofrecimos o no les avisamos.

“¿Estamos preparados para hacer test de Covid-19? Sí ¿Estamos dispuestos? También. Si las CC.AA ya han comprado millones de test, ¿por qué no pueden estar disponibles en las boticas?”

P. Respecto a la propuesta de dispensar y relizar test de COVID-19, ¿está limitada o centrada en determinadas pruebas? ¿Aquellas con un alto grado de fiabiliidad/sensibilidad?

R. Desde el mes abril, en que lo ofrecimos por primera vez, hemos insistido en que se debe hacer en coordinación con las autoridades sanitarias estatales o autonómicas, con protocolos y con registro y recogida de datos. Todo ello cuando existan pruebas con la suficiente fiabilidad y sensibilidad, no podemos precipitarnos y generar una información que no ayude al objetivo de la detección precoz. Ahora bien, al igual que se han dado pasos en cuanto a los tratamientos y la vacuna, las pruebas han mejorado bastante y parece que en este momento las autoridades sanitarias han dado el respaldo a los diferentes tipos de test rápidos. Por tanto, una vez que muchas CC.AA han adquirido cientos de miles o incluso millones de esos test, entendemos que es el momento óptimo para que también estén disponibles en las farmacias y tratar de contener un nivel de contagio que crece día a día.

P. Más allá de realizar estas pruebas, ¿se debería trabajar en protocolos de trazabilidad/comunicación de resultados con el resto de estructuras?

R. Por supuesto, la recogida e intercambio de datos es fundamental para poder prevenir y avanzar en la lucha contra la Covid-19. La infraestructura existe, las farmacias están digitalizadas y han demostrado ser ágiles a la hora de implantar soluciones tecnológicas, se trata de aprovecharlas e integrarlas en el Sistema Nacional de Salud para que sea información sea útil desde el punto de vista epidemiológico. Son las autoridades sanitarias las que tienen que mover ficha. Nosotros no ponemos dificultades. Si a nosotros nos preguntan ¿estáis preparados?, la respuesta es sí. Y si nos preguntan ¿estáis dispuestos?, la respuesta también es sí.

“Los rastreadores, muchos de ellos farmacéuticos de Salud Pública, están haciendo una labor fundamental. pero no siempre son suficientes”

P. Sobre la vacunación frente a gripe en farmacias, ¿es fundamental abrir esta vía en esta temporada que coinciden por primera vez gripe y COVID?

R. Este año más que nunca los expertos señalan la necesidad de alcanzar los mayores índices de cobertura. Después de años de campañas y de multitud de propuestas no se consigue elevar esos índices, por lo tanto hay que empezar a contar la farmacia incluso en la aplicación de las vacunas si es necesario, como ya lo están haciendo en otros países con la adecuada formación y con los correspondientes protocolos de actuación definidos. Así que el debate no es si es fundamental, que por supuesto que lo es, que en la farmacia estén disponible las vacunas. La pregunta que hay que hacerse es cómo en las circunstancias actuales, en las que las CC.AA han hecho acopio de vacunas para la próxima campaña, las autoridades sanitarias no se han asegurado de que haya disponibilidad en la red de farmacias. Hay muchos ciudadanos que son pacientes de riesgo y tienen miedo a desplazarse hasta su centro de salud que, además, en muchos casos están colapsados. Es incoherente hablar de facilitar el acceso a las vacunas y fomentar la vacunación sin contar con las farmacias.

“Tras años de campañas y propuestas, no se han mejorado los índices de vacunación antigripal. Por tanto, hay que empezar a contar con las farmacias, como se hace en 36 países”

P. ¿Habría tiempo suficiente (por la formación, trámites regulatorios, etc.) para ponerlo en práctica esta campaña?

R. Como he señalado lo primero es garantizar la disponibilidad de la vacuna en las farmacias de lo contrario más que facilitar estamos poniendo obstáculos a la vacunación. En cuanto a la participación de las farmacias, nos encontramos en una situación excepcional que requiere medidas excepcionales. Es a los responsables sanitarios a los que les corresponde fijar hasta donde quieren llegar. Y, por supuesto, nosotros haríamos todo lo posible por cumplir. Si nos fijamos en otros países del mundo donde la farmacia participa en la vacunación, que son ya 36, comienzan con la formación y pilotajes por áreas para luego llevar a cabo un desarrollo continúo por todo el territorio.

P. Si dejamos al margen la pandemia (aunque todo lo ocupa y salpica), ¿cómo se presenta el nuevo ‘curso’ farmacéutico para la farmacia española?

R. La incertidumbre que vivimos no ha impedido que sigamos adelante con numerosos proyectos profesionales. Lo he dicho en más de una ocasión: las verdaderas r-evoluciones nacen dede dentro. Y en el caso de la Organización Farmacéutica Colegial, todavía más. Como todo el mundo sabe, el pasado año pusimos en marcha la estrategia “Somos farmacéuticos” cuyo objetivo fundamental es desarrollar la farmacia comunitaria en el ámbito asistencial, así como impulsar la estrategia social y digital de la profesión. El desarrollo del eje asistencial estará finalizado este año y los proyectos en el área social y digital están ya avanzados. Además, proyectos conocidos por todos como Cismed sigue creciendo, la Receta Electrónica privada se extiende y NodoFarma Asistencial prepara su ampliación a otras comunidades.

P. ¿Y en el ámbito político?

R. Debemos trabajar en el diseño de soluciones que fortalezcan el sistema sanitario en la era postcovid contando con los farmacéuticos y la farmacia como ya he comentado y como proponía en la Comisión de Reconstrucción del Congreso y como está sucediendo en todo el mundo. Así lo podremos comprobar en Sevilla el próximo año cuando la Farmacia española será protagonista en el mundo al acoger el 80 Congreso Mundial de Farmacia y el 22 Congreso Nacional Farmacéutico. Tenemos el rumbo muy claro.

P. Estos días se está celebrando el Congreso FIP Virtual 2020. ¿Qué valoración general hace de cómo está transcurriendo y, en concreto, de la participación española en él?

R. En nuestro caso debemos hacer una valoración muy positiva ya que nuestro proyecto AdherenciaMED ha sido reconocido como mejor iniciativa para la mejora de la práctica farmacéutica y hemos tenido la oportunidad de explicar nuestra experiencia en la respuesta a la Covid-19 desde la farmacia en una de las sesiones plenarias. He de decir que es un orgullo que representar a la profesión farmacéutica española y ver cómo es reconocida en todo el mundo. Nuestro modelo de farmacia y nuestra labor siguen siendo una referencia mundial.

P. Con motivo del Día Mundial del Farmacéutico, ¿qué mensaje quiere transmitir a sus compañeros y la población?

R. A los farmacéuticos, que celebren con orgullo su día; y este año más. Lo han dado todo durante la pandemia, desde las farmacias, los hospitales, la distribución e industria, la investigación, los analistas clínicos, la salud pública, y todas y cada una de las salidas profesionales. Mis compañeros han estado “siempre de guardia” y han hecho todo lo posible para que esa “cruz de la farmacia no se apague”. De verdad que es un orgullo representar y, sobre todo, trabajar en favor de una profesión sanitaria que siempre está en primera línea y al pie del cañón. Mi enhorabuena y reconocimiento a los 75.000 farmacéuticos, sea cual sea su modalidad de ejercicio. Y, por supuesto, mi gratitud a los todos los ciudadanos por confiar en nosotros, los farmacéuticos. Ellos son nuestra razón de ser, y su salud y bienestar nuestro mejor estímulo para esforzarnos cada día por ofrecer un mejor servicio y que responda a las nuevas necesidades.