Premios BiC

La Federación Internacional Farmacéutica (FIP), que representa a más de 4 millones de profesionales de 185 países (entre ellos España), ha pedido a los gobiernos que “consideren la posibilidad de actualizar sus normativas para que los farmacéuticos puedan hacer vacunación a adultos contra las enfermedades prevenibles”. Incluida “la vacuna contra la COVID-19 cuando ello sea posible”, apunta en un decálogo sobre cómo empoderar a las farmacias publicado al albor de la crisis sanitaria del coronavirus.

Una petición que la máxima entidad farmacéutica nacional ya había trasladado a la Organización Mundial de la Salud y los Estados miembro de Naciones Unidas en la 146ª reunión del Comité Ejecutivo de la OMS celebrada el pasado 3 de febrero. “Empoderar a los farmacéuticos acelerará el progreso hacia la consecución de los aún lejanos objetivos de vacunación”, indicó la FIP en este encuentro.

Este mayor protagonismo de las farmacias en las estrategias de vacunación también es apoyado en España por los representantes de entidades médicas y ámbito político, como ha contado Gaceta Médica. Ahora bien, mientras que la FIP apuesta por los farmacéuticos como inmunizadores —como ya ocurre en diversos países internacionales— en España se les atisba, por el momento, un papel más ligado a la captación de pacientes y concienciación para elevar las tasas de cobertura.

“Desde las farmacias, nuestra labor es la de recomendar. Poco más podemos hacer de momento. Pero las farmacias están en lugares donde no están los centros de salud, de ahí nuestra importancia como puntos de captación”, opinó al respecto Yanira Pereira, miembro del Grupo de Inmunología de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac), durante su participación en la Jornada online Expofarma Digital organizada este 20 de mayo por el grupo cooperativista Unnefar.

Todos “suman” para alcanzar objetivos de vacunación

Los expertos ya han avisado de los efectos negativos que ha supuesto la pandemia de la Covid-19 en los objetivos de vacunación. Por ejemplo, la expansión del virus y las medidas adoptadas para su contención han paralizado de facto los calendarios vacunales frente a distintas patologías.  A corto y medio plazo, se alerta de la posible coincidencia de la temporada de gripe con un posible próximo rebrote del coronavirus. “Puede ser un desastre si coincide una ola de Covid con la gripe estacional”, avisaba en una reciente entrevista con EG Raúl Ortíz de Lejarazu, director emérito del Centro Nacional de Gripe.

Por ello, cada vez son más numerosas las voces que insisten en la necesidad de alcanzar cuotas de cobertura vacunal frente a gripe próximas al 80 por ciento —en especial en grupos de riesgo— y que las inmunizaciones se lleven a cabo con anterioridad a los plazos de campañas pasadas. “Aumentar la cobertura de la vacunación antigripal sigue siendo la asignatura pendiente; por eso es importante insistir en recomendar a la población que se vacune”, expone la representante de Sefac. Precisamente, la necesidad de agilizar la vacunación de la gripe en la próxima campaña ya ha saltado al debate político. Una proposición no de ley (PNL) presentada por el Grupo Popular en el Congreso insta al Gobierno a poner en marcha una “estrategia integral” junto a las CC.AA con la que garantizar un abordaje adecuado de la gripe estacional.

Las distintas vías de participación

No  cabe duda que no es posible una estrategia integral sin la participación activa de la red de 22.070 farmacias comunitarias nacionales. Dos son las vías que, por cuestión de plazos y procedimientos asociados, se revelan más factibles de cumplir de cara a la próxima campaña.

La primera de ellas es la potenciar estos establecimientos como puntos de difusión del mensaje y concienciación a la población. De manera especial, en ciertos colectivos target: embarazadas, pacientes de riesgo, etc. Otra vía sería la de hacer uso de las boticas como puntos complementarios para inmunizar de gripe. Una función que podría asumir personal de Enfermería desplazado a la botica o contratado temporalmente, opinan los expertos. Esta es la opción que se pilotó con éxito en la pasada campaña en la provincia de Girona, como contó EG. Tanto profesionales que participaron como el COF gerundense señalaron su interés por repetir por repetir —y ampliar— la experiencia en esta nueva temporada. ¿Le seguirán otras regiones?

Otra opción más remota a día de hoy en España (pero que ha revelado óptimos resultados a nivel internacional) sería la de autorizar (y formar) a los farmacéuticos para inmunizar frente a gripe, como pide la FIP. Así ocurre ya en países europeos como Francia y Reino Unido. En todos estos casos, la vacunación en farmacias (como complemento a los centros de salud) ha mejorado las tasas de cobertura.

Próximamente, Sanidad y CC.AA definirán las estrategias para la campaña antrigripal. De partida, estas Administraciones saben que pueden contar con la red de farmacia para lo que necesiten. Y hay mucho ‘en juego’.