El presidente de la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC), Vicente J. Baixauli Fernández; y la presidenta de la Confederación Andaluza de Alzheimer y otras Demencias (CAA), Ángela García Cañete, han rubricado un convenio, cuyo objetivo es establecer un marco de colaboración que permita mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por el Alzheimer y otras demencias, dando apoyo y seguimiento socio-sanitario gracias a una adecuada gestión de la medicación que asegure un correcto cumplimiento terapéutico; por ejemplo, a través de servicios como los Sistemas Personalizados de Reacondicionamiento (SPD).

“Los pacientes de Alzheimer pueden beneficiarse mucho de los servicios profesionales farmacéuticos asistenciales vinculados con la mejora del uso de los medicamentos y la adherencia terapéutica”

Vicente J. Baixauli Fernández, presidente de la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC)

En el año 2020, en Andalucía, se calculó que la población afectada por Alzheimer en cualquiera de sus tres fases (leve, moderada y avanzada) era de unos 123.000 habitantes. Habitualmente se considera que la población directamente implicada es de 4 por afectado; es decir, cerca de los 500.000 habitantes y que la población indirecta es de 1/10, casi 1.230.000 habitantes. Esto supone que uno de cada 7 u 8 andaluces tiene o cuenta en su entorno familiar y personal una relación con la enfermedad de Alzheimer y otras demencias.

“Los farmacéuticos comunitarios son como auténticos agentes de salud y de proximidad y su labor tiene especial incidencia en colectivos vulnerables”

Ángela García Cañete,presidenta de la Confederación Andaluza de Alzheimer y otras Demencias (CAA)

Por lo tanto, no es de extrañar que a la enfermedad de Alzheimer se le denomine en el siglo XXI como “una epidemia silenciosa” y en un futuro, con una previsión para 2030 de 156.000 habitantes con Alzheimer en Andalucía, la problemática se agravará.

Líneas de actuación

Ante este escenario tanto la SEFAC como la CAA, han decidido aunar esfuerzos planteando, entre otras líneas de actuación, las siguientes:

  • Asesoramiento recíproco en las materias que constituyen su actividad.
  • Elaboración de material de recurso para familiares y cuidadores (infografías o dípticos) con la finalidad de que las farmacias comunitarias puedan facilitar esta información a los pacientes/familias.
  • Difusión por parte de Fundación SEFAC, entre los farmacéuticos comunitarios asociados a SEFAC y a través de sus canales habituales, de las actividades y campañas de sensibilización y captación que se desarrollen conjuntamente.
  • Impulso de la participación de miembros de ambas entidades como ponentes en los congresos, jornadas, eventos u otras actividades que se lleven a cabo por cada una de las partes.
  • Elaboración de estudios que tengan por objeto la mejora de la gestión de la medicación y de un correcto cumplimiento terapéutico. 
  • Desarrollo de acciones formativas, de sensibilización y de divulgación y cualquier actividad que se considere oportuna.

Baixauli Fernández ha señalado que este convenio “tiene una gran importancia, ya que los pacientes de Alzheimer y sus cuidadores pueden beneficiarse mucho de los servicios profesionales farmacéuticos asistenciales vinculados con la mejora del uso de los medicamentos y la adherencia terapéutica. Por ejemplo, servicios como el SPD están especialmente dirigidos a pacientes crónicos y polimedicados, permiten la distribución de los medicamentos en dispositivos de manera personalizada y pueden reducir la falta de cumplimiento terapéutico y el riesgo de confusión entre diferentes medicamentos en los tratamientos farmacológicos, lo cual es muy importante en los pacientes con Alzheimer en cualquier fase de la enfermedad”.

Por su parte, García Cañete ha resaltado que “una de las principales razones por las que se constituye la Confederación Andaluza de Alzheimer (CAA) y otras demencias, compuesta por 8 federaciones provinciales con un total de 124 asociaciones distribuidas por Andalucía que suman unas 20.000 personas aproximadamente, es para luchar contra los efectos de esta enfermedad que afecta a miles de andaluces, a familiares y cuidadores”.

Igualmente, García Cañete resaltó la importancia del convenio con SEFAC, dado que considera a los farmacéuticos comunitarios como auténticos agentes de salud y de proximidad y su labor tiene especial incidencia en colectivos vulnerables como el de personas con Alzheimer y otras demencias. Además, este apoyo se amplía a las personas cuidadoras que encontrarían en el Servicio Personalizado de Reacondicionamiento (SPD) un servicio que permitirá asegurar la adherencia a los medicamentos y, por lo tanto, una mejora en la atención y en la salud de las personas con Alzheimer, a la par que ayudará a quitar presión y carga de sufrimiento a las personas cuidadoras que son y se sienten responsables de suministrar dichos medicamentos.


También te puede interesar…