Premios BiC 2020

El Ministerio de Sanidad ha abierto finalmente la puerta a que las farmacias puedan realizar test rápidos de COVID-19 a la población. Durante la celebración este miércoles 18 de octubre del Consejo interterritorial del SNS, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha informado a las CC.AA que aquellas que deseen articular esta medida deberán presentar “un plan detallado” al Ministerio al respecto. Ese plan deberá recoger aspectos como “qué tipo de test quieren hacer, qué personal, con cuáles medidas de seguridad, si va a haber ‘circuitos Covid’ diferenciados dentro de los establecimientos y cómo se van a registrar y comunicar los resultados”, ha enumerado como ejemplos el ministro.

Así las cosas, han tenido que producirse varias peticiones oficiales por parte de las CC.AA —Madrid , Murcia y Cataluña—, junto al “ok” implícito de la Comisión Europea a la realización de estas pruebas en boticas (en un documento difundido este mismo 18 de noviembre) para que en el departamento que dirige Salvador Illa se abandone el “no” que se mantenía impertérrito hasta ahora. Ahora bien, Illa defiende que “no se trata de un cambio de criterio, sino de respeto institucional”. “Me he expresado con claridad. No me niego a nada, pero pensamos que deben realizarse (test de antígenos) por personal cualificado, como dice la CE, y siguiendo las instrucciones del fabricante. Pero cualquier región que quiera presentar un plan para su realización en farmacias se valorará”, ha enfatizado en la comparecencia posterior al Consejo Interterritorial.

La apertura del Ministerio a valorar la realización de test de COVID-19 en boticas no implica, en caso alguno, su autorización final. El ministro ha recordado que existen, en todo caso, “unos items” que se deben analizar. “Hay una serie de detalles que quiero conocer, insisto. Pero si alguien piensa que se pueda dar un paso más en las estrategias de detección de casos positivos implicando a las farmacias, se valorará”, ha confirmado.

Esos detalles son, ha ejemplificado el ministro, “por qué es necesario incorporar a las oficinas de farmacia en estos cribados, por cuánto tiempo, que pasa si se destina personal de otras estructuras y como se resuelve, cómo se comunica y actúa ante un positivo, que pasa con el resto de ciudadanos que se encuentren en las farmacias durante una prueba…”, ha ejemplificado.

Eso sí, Illa considera que “cuantas más pruebas diagnósticas mejor, pero realizadas por personal cualificado, en espacios adecuados y a las personas que las necesitan”, ha enfatizado. Al margen de que se articule o no esta medida, Illa ha querido reconocer “la meritoria labor que hacen las 22.000 farmacias en esta pandemia con su capilaridad, son claves.