“Queremos tener una única voz para avanzar en las demandas necesarias para la farmacia”

El nuevo presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, Manuel Martínez del Peral, repasa con EG los retos que se plantea al frente de la institución regional.

224

Tras ocho años de vicepresidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), Manuel Martínez del Peral, asume la presidencia de la institución con el objetivo de avanzar, siempre de la mano del consenso, hacia la farmacia del futuro. La Ley de Farmacia, apostar por la remuneración de servicios y desarrollar un plan para avanzar en la digitalización de la farmacia son algunos de los retos que Martínez del Peral se marca por delante para los próximos años.

Pregunta. Recién aterrizado, como quien dice, como presidente del COFM. ¿Cuáles son los retos que se marca durante este primer mandato?

R. Hubiera preferido un desembarco tranquilo para organizar y planificar mejor, pero la actualidad manda y a las doce horas de la toma de posesión se aprobó la Ley de Farmacia que está ahora en la Asamblea de Madrid en manos de los grupos parlamentarios. Por tanto, uno de los primeros asuntos, y lo que más tiempo nos está llevando ahora mismo, es esta regulación porque hay ciertos aspectos que hay que acabar de encajar. Tendremos que influir, o al menos intentarlo, en algunos grupos parlamentarios para que haya algunas enmiendas que acaben de mejorar la ley, que creemos que es buena, pero tiene que rematarse. Otro asunto también muy importante y urgente para la farmacia es el concierto que ampara la participación de las oficinas de farmacia en el sistema sanitario y la prestación de servicios en materia de prevención y promoción de la salud.

Estamos empezando a arrancar y, a pesar de que somos una de las candidaturas con más experiencia, tenemos que situarnos y comenzar a avanzar; siempre con muchas ganas de trabajar.

P. Hablabas de esos pequeños cambios, de perfilar esa Ley de Farmacia, ¿qué crees que deberían incorporarse?

R.  Hay todavía puntos que necesitan una revisión, por ejemplo, lo recogido sobre la farmacia hospitalaria. En este sentido, ya nos hemos reunido con la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria y estamos alineados en las principales demandas. Porque desde el principio hemos querido transmitir que el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid es de todos los farmacéuticos. A veces la farmacia hospitalaria no se ha sentido muy apegada al colegio, y puede ser por no haberles ofrecido ese paraguas que necesitan. Nuestra intención es tener una única voz para avanzar en las demandas que consideramos necesarias.

Hay todavía puntos de la Ley de Farmacia que necesitan una revisión como, por ejemplo, lo recogido sobre la farmacia hospitalaria. Ya nos hemos reunido con la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria y estamos alineados en las principales demandas

También tenemos que aclarar las funciones de primaria. Tenemos que ser prácticos porque no podemos empezar a plantear medidas que son irrealizables o que en una ley se recojan ciertas funciones que llegan a ser prácticamente imposibles de realizar con la estructura que tenemos actualmente. No es momento de grandes cambios estructurales. Es el momento de decir: estas son las estructuras que tenemos ahora mismo (hospitalaria, primaria, comunitaria) y establecer las funciones de cada una para que todo funcione como tiene que funcionar.

P. Recientemente habéis mantenido encuentros con el Consejo General, ¿no?

R. En campaña avisamos que uno de nuestros objetivos era el de retomar las relaciones con el Consejo General y hemos mantenido ya dos reuniones. En el primer encuentro abordamos ciertos temas mas urgentes y en el segundo hemos podido ponernos al día de todos esos proyectos donde Madrid no está presente. Ahora tenemos que establecer un orden de prioridades y analizarlos; pero es importante que exista una buena comunicación entre Madrid y el Consejo General. Eso no significa ir de la mano siempre, porque a veces existen dificultades de encaje, pero sí debemos mantener una cierta solidaridad para que el sistema de farmacia que tenemos sea defendible y siga funcionando bien.

Manuel Martínez del Peral durante su entrevista con EG

P.  ¿Cómo estáis trabajando para acercaros al colegiado?

R. Queremos crear la figura del Defensor del Colegiado, que será un puesto de nueva creación y todavía está por concretarse tanto el quién como cuáles serán sus funciones. Pero también queremos mejorar la comunicación de los colegiados con nosotros y, para ello, queremos potenciar la figura de los delegados de zona y profesionalizar esta figura creando un estatuto del delegado. También queremos trabajar mucho con los adjuntos, que muchas veces son una vía de comunicación muy importante, y la vocalía de adjuntos dispone de muy buenas ideas para mejorar esa comunicación y coordinación.

P. La revisión de los estatutos son otro de los objetivos marcados durante la campaña, ¿Qué os gustaría mejorar?

R. Lo importante es que cuando un farmacéutico quiera votar pueda hacerlo y no haya ninguna duda de que ese farmacéutico ha votado y ha transmitido lo que quiere expresar. Tenemos que evitar que haya cualquier tipo de sospecha sobre el voto por correo. Tenemos que crear un reglamento que no pueda generar ningún tipo de duda o de lugar a interpretaciones. Revisaremos qué tipo de reglamento tenemos, qué tipo de elecciones hay, que no exista ningún problema para que sea garantista. No es agradable que se generen dudas.

P. Hablabas de apostar por una mayor transparencia en el colegio ¿Cuáles son los primeros pasos que vais a dar?

R. La transparencia al final se tiene que reflejar en los mecanismos de cómo funciona la institución. Ahí tenemos un reglamento de ‘compliance’, que es el que se inició hace ya unos años y que regula el funcionamiento interno del colegio para que no haya ninguna duda sobre nada. Se trata de conseguir que la institución vaya absorbiendo esa forma de organizarse; es un proceso de aprendizaje. Simplemente, cambiando un poco las formas de trabajo, se generará esa transparencia que a nivel de comunicación llevamos ya años ejerciendo. Ahora ya solamente falta que se aplique y, obviamente, se exprese en las asambleas. En este sentido, creemos que debe haber una asamblea informativa donde se vaya contando el día a día del colegio.

P. Otro de los temas por los que vuestra candidatura apuesta de forma clara es por la digitalización. ¿Cómo se materializará?

R. No es una digitalización enfocada a que las farmacias potencien una web, hablamos de una digitalización de proximidad para romper las barreras de acceso al cliente. Al final, lo que tiene que tener la farmacia es un acceso por parte del cliente sencillísimo, para temas asistenciales, de contacto para resolver dudas con el farmacéutico, etc. Se tiene que trasladar esa facilidad del nivel físico al digital, porque cuando estás enfermo muchas veces en ese acceso físico cuesta desplazarse. Si eso lo consiguiésemos con una herramienta común a todas las farmacias, sería buenísimo. Hay que dar ese acceso a todos y a partir de ahí que cada uno desarrolle con facilidad.

P. Avanzar hacia una farmacia más asistencial es la gran demanda histórica del sector. ¿Esta debe pasar por la remuneración de los servicios profesionales?

R. Obviamente sí, soy de los que defienden los servicios remunerados. Somos profesionales y su prestación requiere tiempo, formación e inversión en recursos humanos. Tenemos que negociar la posibilidad, por un lado, de alcanzar acuerdos de concertación con la Consejería y, por otro, que podamos cobrar ciertos servicios a nivel particular.  Esto siempre debe estar encima de la mesa y así lo defenderemos en la negociación con la Administración. A nivel concertación lo que sí que creo, y hemos empezado a avanzar algunas cosas, es demostrar los ahorros que produces al sistema, y por ahí debe ir también el tema de los diagnósticos hospitalarios. Ya existen estudios muy potentes, por ejemplo uno presentado recientemente por el Consejo General, del ahorro que ha supuesto la farmacia durante la pandemia.

Tenemos que conseguir que la farmacia tenga una economía solvente, porque los farmacéuticos han demostrado que en el momento que lo tienen, lo que hacen es reinvertir en la farmacia para generar más servicio.

P. Esta remuneración seria un alivio para una farmacia muy castigada con la constantes bajadas de precio de los medicamentos, ¿no?

R. Lo que no se puede hacer es seguir solicitando una reducción del gasto del medicamento a la farmacia cuando en los últimos doce años estamos vendiendo medicamentos a precio de doce años. Hay un incremento del IPC de un 25%, con lo cual estamos vendiendo los medicamentos mucho más baratos que hace 15 años. Ahí es donde tenemos que hacer hincapié con la administración. Veamos qué podemos hacer para iniciar otro tipo de remuneración y veamos qué formatos hay en esa remuneración.  Siempre he defendido una farmacia fuerte pero no podemos seguir consumiéndonos y pedir que la farmacia haga más servicio. Los servicios los hacen las personas, los empleados de las farmacias; si una farmacia va con el agua al cuello, no puede invertir en gente que realice esos servicios. Esto va también implicado con la ordenación que tenemos que ha mejorado un poco en la ley al subir a 3.000 personas, pero será un tema a futuro para conseguir que la farmacia sea un poco más fuerte ahí. Tenemos que conseguir que la farmacia tenga una economía solvente, porque los farmacéuticos han demostrado que en el momento que lo tienen, lo que hacen es reinvertir en la farmacia para generar más servicio.