ENRIQUE CAMPILLO Madrid | martes, 20 de marzo de 2018 h |

El objetivo de la jornada organizada por Asefarma ha sido acercar las novedades legislativas que se han producido recientemente y que deben tener en cuenta las farmacias. Concretamente, se ha puetso el punto de mira en el reglamento Europeo de Protección de datos que entrará en vigor el próximo 25 de mayo, y en el anteproyecto de Ley de Ordenación Farmacéutica de la Comunidad de Madrid que, tras el periodo de alegaciones, se prevé que en junio vea la luz la ley definitiva.

En cuanto a la Protección de Datos se refiere, la abogada Yanis Hidalgo, señalaba que el nuevo reglamento europeo contempla los avances tecnológicos que no contiene la actual normativa vigente en España, que data de 1999 (Ley 15/1999 de Protección de Datos).

A partir del mes de mayo tendremos que tener implementados los cambios y obligaciones en las farmacias”, sostenía Hidalgo quien reflejó las principales novedades que contiene la nueva ley como, por ejemplo, formar a los trabajadores sobre el propio reglamento, firmar cláusulas de confidencialidad con los trabajadores o las modificaciones en cuanto al consentimiento del paciente-usuario, ya que “no se permite el consentimiento tácito. El consentimiento tiene que ser expreso, previo al tratamiento, y facilitado de forma clara”, expresaba.

Asimismo la farmacia tendrá que tener un registro del tratamiento ya que “va a desaparecer en 2018 la obligación de notificar ficheros a la Agencia General de Protección de Datos (AGPD)”. Se tendrá que elaborar un documento de Seguridad y designar un Delegado de Protección de Datos (DPO por sus siglas en inglés), es decir, “una persona que asesorará al responsable y a los empleados de la farmacia sobre la normativa y supervisará el cumplimiento de las leyes, las políticas internas, la formación del personal y las auditorías que correspondan”, aseveraba Hidalgo.

El reglamento también refleja la obligación para las farmacias de realizar, cuando proceda, Evaluaciones de Impacto (EIPD) para analizar los riesgos que un determinado tratamiento supone para la protección de datos de los afectados.

En cuanto a infracciones y sanciones, se establecen sanciones más elevadas que la normativa actual cuya máxima penalización asciende a 600.000 euros. “Las sanciones podrían llegar hasta 20 millones de euros o hasta el 4 por ciento del volumen de negocio total anual del ejercicio anterior en vez de 600.000 euros de sanción máxima de ahora”, detallaba la experta.

Finalmente, la botica debe realizar auditorías de protección de datos al menos cada 2 años.

La LOF de Madrid

Por su parte, Adela Bueno, responsable del departamento Jurídico de Asefarma, se adentraba en las novedades del anteproyecto de Ley de Ordenación Farmacéutica de Madrid y afirmaba que “estamos ante un anteproyecto, no es nada definitivo y puede cambiar”.

No obstante, Bueno aportaba los datos a tener en cuenta por parte de los farmacéuticos y resaltaba que del anteproyecto llama la atención que desaparece el termino propietario, ahora se dice farmacéutico titular, por lo que se ha roto el binomio titularidad-propiedad y esto nos parece muy interesante ya que ahora mismo va vinculada la titularidad a la propiedad”.

También se incorpora un registro de establecimientos farmacéuticos, se abre la puerta a la sección de dietética y nutrición, se permite la publicidad en la oficina de farmacia, “siempre y cuando se refiera a actividades y servicios que se desarrollen según el artículo 10”, explicaba Bueno.

En materia de local e instalaciones, se prevé que el local tenga una superficie de 85 metros cuadrados y no de 75 metros cuadrados como en la actualidad y se presentan otras novedades como la incorporación de la práctica de los Sistemas Personalizados de Dosificación (SPD), la atención farmacéutica domiciliaria, etc.