Premios BiC 2020
Alberto Cornejo Lisboa | jueves, 15 de septiembre de 2016 h |

El Gobierno de Portugal ha dado un paso más para reconocer el papel asistencias de sus oficinas de farmacia en las estrategias de salud pública. Este 12 de septiembre se ha publicado un Decreto-ley (62/2016) que tiene por objetivo “valorar a las farmacias como agentes asistenciales” y establecer los términos y condiciones de los servicios que puede concertar la Administración con estos establecimientos. Unos servicios entre los que este decreto señala textualmente “la dispensación de medicamentos actualmente asignados a la farmacia hospitalaria”.


El Decreto-ley portugués 62/2016 tiene como objetivo “valorar a las farmacias comunitarias como agentes asistenciales” en las estrategias de Salud Pública.


Como primera consecuencia, como así recoge un boletín de Infarmed —equivalente a la Aemps española—, este decreto abre la puerta a la dispensación en las farmacias lusas, a partir de 2017, de medicamentos para tratar el VIH/Sida que actualmente siguen dispensándose en los hospitales, a fin de facilitar la accesibilidad a los mismos. Cabe recordar que el pasado mes de junio dio inicio un pilotaje de la dispensación de estos retrovirales en farmacias en el que han participado la Ordem Nacional dos Farmacéuticos y la patronal farmacéutica portuguesa ANF. Dicha prueba arrancó en las zonas sanitarias de Setubal y Alentejo y actualmente se ha extendido a cerca de 1.200 pacientes que venían retirando su medicación en el hospital Curry Cabral de Lisboa.


Los medicamentos para el VIH serán los primeros que, a partir de 2017, pasarán del canal hospitalario a la botica, una vez finalice el pilotaje iniciado en junio. Los siguientes podrían ser los oncológicos.


La dispensación de medicamentos de DH en las farmacias lusas comenzaría así con los retrovirales, y podría continuar a medio plazo con los oncológicos, según las previsiones realizadas públicamente desde el Ministerio de Salud portugués. Asimismo, otros de los servicios señalados textualmente en este decreto como de posible concertación con las farmacias es el seguimiento farmacoterapéutico o el intercambio de jeringuillas.

Este decreto no solo establece las condiciones para la concertación y prestación de servicios farmacéuticos en el ámbito de la salud pública. También establece una “retribución específica” para las farmacias en la dispensación de medicamentos genéricos más baratos. El objetivo en este caso es implicar a las farmacias en la reducción del gasto farmacéutico a través de la promoción del EFG y reconocerlas por ello. Así, las farmacias que dispensen alguna de los cuatro presentaciones genéricas más baratas dentro del mismo grupo homogéneo recibirán ese incentivo económico. Actualmente, las farmacias portuguesas presentan una tasa de dispensación de genéricos próxima al 50 por ciento que desde la Administración se quiere aumentar.