Mar Barbera/ Alberto Cornejo Barcelona/ Madrid | viernes, 11 de noviembre de 2016 h |

Las presentaciones de Bidafarma y del grupo cooperativo de segundo grado en el que se integra (Grupo Bidafarma) a la industria farmacéutica que han tenido lugar estos 9 y 10 de noviembre en Barcelona y Madrid fueron una cuestión de tiempos y momentos.

Por ejemplo, la concatenación de momentos a los que aludió Antonio Mingorance, presidente de Bidafarma, que permitieron constituir esta nueva cooperativa fruto de la fusión de ocho entidades: Cecofar, Cofarcir, Hefaral, Cofarán, Jafarco, Xefar, Cofex y Hefagra. “Bidafarma no se hubiese podido crear ni un año antes ni seis meses después”, espetó su presidente en el encuentro celebrado en Madrid. A su juicio, tampoco podría haberse llevado a buen puerto este proceso “con otros consejos rectores distintos a los que contaban en ese momento las cooperativas fusionadas”, dijo Mingorance.

También habló de tiempos Antonio Pérez Ostos, presidente del Grupo Bidafarma, que agrupa a la cooperativa que le da nombre junto a las insulares D’aportecaris, Cofarte y Cofarca (que rechazaron fusionarse en Bidafarma) y los nuevos miembros Cofaga (Galicia), Cofabu (Ávila), Zacofarva (Zamora y Valladolid) y Sofocasa (Salamanca). En su caso, Pérez Ostos avisó que Grupo Bidafarma es únicamente “un escenario temporal” para que aquellas entidades atraídas por el proyecto de Bidafarma completen próximamente su integración en una única cooperativa. “Este grupo es un escenario temporal para que esas cooperativas se sientan cómodas en el proyecto antes de pasar a su integración”, reiteró una vez más su presidente.

Esta suerte de caducidad que Pérez Ostos vaticina para el grupo estaría en consonancia con las intenciones de cooperativas como Cofaga o Cofabu, cuyos consejos rectores ya han manifestado su interés de integrarse próximamente en Bidafarma. Su actual pertenencia al grupo es ese paso intermedio al que aludió Pérez Ostos hasta que se conozcan las respectivas due diligence sobre la viabilidad de la operación y se lleve a votación de sus socios.

Sin embargo, lo que no aclaró Pérez Ostos es qué ocurriría en el futuro con aquellas entidades como D’apotecaris, Cofarte y Cofarca cuyos socios ya rechazaron expresamente en junio fusionarse con las otras cooperativas en una única compañía. Si sus socios mantienen este rechazo a la integración en votaciones futuras, ¿deberán buscar nuevas agrupaciones? ¿Fusión o nada? Pérez Ostos no concretó este aspecto.

Sinergias con la industria

Las presentaciones de Bidafarma y Grupo Bidafarma celebradas en Barcelona y Madrid tenían como target la industria farmacéutica. Por ello, buena parte de las exposiciones se centraron en ofrecer la búsqueda de sinergias.

Mingorance instó a la industria a que no vean a la distribución —o la cooperativa que preside— como “una línea más” en su cuenta de resultados, amén de recordar los ventajas de iniciar proyectos conjuntos por el “alcance nacional” que tiene el grupo de segundo grado. Por todo ello, el presidente de Bidafarma tendió la mano para colaborar “activamente y como socios fiables” para conseguir una distribución solvente, destacó.

Por su parte, Pérez Ostos recordó cómo se han estrechado los lazos entre ambos agentes. Para ello puso un ejemplo: “hasta hace unos años, en las distribuidoras existía el Departamento de Ventas, los cuales han mutado a Departamentos de Relaciones con la Industria”, recordó. En este sentido, resaltó el área de formación como proyecto de especial relevancia del Grupo Bidafarma “con la finalidad de facilitar los canales de comunicación directos del laboratorio a la farmacia”.


Algunas como Cofaga y Cofabu tienen claro su deseo de unirse a Bidafarma, pero Cofarca, Cofarte y D’apotecaris ya lo rechazaron



Antonio Mingorance: “Bidafarma no se hubiese podido crear ni un año antes ni seis meses después, ni con otros consejos rectores”