Premios Fundamed

En 2019, más de 115.000 personas, sobre todo mujeres y menores de cinco años, han mejorado su salud y calidad de vida gracias a las 15 actuaciones que el Fondo de Acción Humanitaria y Emergencias (FAHE) de la ONG Farmamundi ha realizado en diez países. Una actuación que ha sido psoible también gracias al apoyo y aportaciones de entidades farmacéuticas (laboratorios, colegios farmacéuticos, etc.).

Cabe recordar que el suministro de medicamentos esenciales, kits higiénicos, alimentos de primera necesidad y la atención sanitaria con prioridad en los derechos sexuales y reproductivos de mujeres y niñas refugiadas centran las intervenciones de esta ONG Además del trabajo en Haití, Ecuador, Palestina, Siria, Uganda, República Democrática del Congo, Kenia y Mozambique, el pasado año se incluyeron por primera vez actuaciones en dos países con situaciones muy complejas, como son Irak y Yemen.

Mozambique

En el caso de este país africano, Farmamundi destaca la activación con rapidez del protocolo de emergencias El Fondo de Emergencias de Farmamundi activó el protocolo de emergencias tras el paso del ciclón Idai.

Formación sobre agua, saneamiento e higiene (WASH) en Mozambique.

Además de apoyar al equipo de la Cooperación Española en el despliegue del primer hospital de campaña en la ciudad de Dondo, puso en marcha dos intervenciones de emergencia y post desastre junto a la ONG United Purpose en los distritos de Sussundenga, Macate y Vanduzi que beneficiaron a 6.150 personas (3.829 de ellas mujeres y niñas). “Se distribuyeron kits de abrigo (con lonas y plásticos), kits de higiene (con purificadores de agua, baldes y otros artículos higiénicos femeninos) y de alimentación que ayudaron a restaurar los servicios e instalaciones de agua y saneamiento”, afirma Tania Motesinos, responsable de Acción Humanitaria y Emergencias de Farmamundi.

Irak y Yemen

En 2019, y por primera vez, el Fondo de Emergencia de Farmamundi inició también actuaciones en Irak y Yemen, de cara a para aliviar la situación sanitaria de más de 54.000 personas en estos países.

Imagen de una actuación en Irak.

Junto a su socia local en el país, Heevie, se organizó el aprovisionamiento de stock de medicamentos esenciales y consumibles sanitarios en los centros de Sharya, Kabartu 2 y Bersivy 1. “Además de los servicios de atención a la salud materno-infantil, atención nutricional, inmunización, servicios de salud sexual y reproductiva y planificación familiar, destaca la formación especializada al personal sanitario en gestión eficiente de medicamentos, prescripción, conocimientos farmacológicos básicos, uso racional y educación sanitaria”, explica Montesinos.

Uganda y Kenia

La crisis de Sudán del Sur se ha convertido en una de las más importantes y complejas crisis de África. Se estima que 1 de cada 4 sur-sudaneses/as (1,9 millones de personas) se han visto obligadas a abandonar sus hogares y casi 2,5 millones han huido a países vecinos, según datos de ACNUR.

En esta situación de desplazamiento forzoso de la población civil y de la mano de EMESCO,  se llevaron a cabo dos intervenciones complementarias que beneficiaron a 16.690 personas:12.571 mujeres y más de 1.600 menores. “Hemos promovido entornos saludables, seguros y sensibles a las necesidades específicas de género y edad entre la población refugiada implicando a varones, mujeres, niñas y niños. Además, hemos articulado una red local de prevención y protección de mujeres y menores afectados por la violencia”, explica Montesinos.

Demostración del lavado de manos en el asentamiento de Elema, Uganda.

También en Uganda, Farmamundi facilitó la atención sanitaria a familias en el campo de Kyaka II, en el Distrito de Kyegegwa, que alberga personas refugiadas de la República Democrática del Congo, Ruanda y Burundi. Se pusieron en marcha 25 dispositivos móviles sanitarios y se realizaron quince talleres de promoción de la salud menstrual, entre otras actuaciones.

Mientras, en Kenia esta ONG continúa el trabajo con mujeres y adolescentes refugiadas en los asentamientos informales de Nairobi.

Frenar el ébola en RD Congo

Otro objetivo de Farmamundi ha sido garantizar el acceso a los servicios gratuitos de atención primaria en salud y de salud sexual y reproductiva de 21.266 personas en Kamango, situada en la provincia de Kivu Norte, en la República Democrática del Congo, para frenar una epidemia de rubeola y la propagación del virus del ébola en el país.

Se llevaron a cabo dos iniciativas de abastecimiento con medicamentos esenciales genéricos, específicos de salud sexual y reproductiva, kits de apoyo nutricional, campañas de sensibilización comunitaria y formación específica al personal sanitario en atención de urgencia a mujeres supervivientes de violencia sexual en los centros de Luanoli y Kamanzara.

Prevención de desastres en Haití

Coincidiendo con el décimo aniversario del terremoto en Haití, se impulsó el trabajo junto a la ONG local Movimiento Socio Cultural para los Trabajadores Haitianos (MOSCTHA) para reducir el riesgo ante desastres en las Comunas de Léogâne, Petit-Goâve y Grand-Goâve del Distrito Léogàne, que ha beneficiado a 3.800 personas.

“Hemos puesto en marcha un plan integral de gestión de riesgos para reforzar la capacidad de resiliencia en salud de la población, puesto que más del 93% de la superficie de Haití y más del 96% de su población corren el riesgo de exponerse a dos o más peligros, siendo el quinto país del mundo de exposición al riesgo”, afirma el responsable de la ONG Mosctha, Joseph Querubin.

Asistencia alimentaria en Palestina y Siria

Recibiendo la ayuda humanitaria en Cantón de Santa Ana, Ecuador.

Por último,  el FAHE ha seguido apoyando la asistencia alimentaria de emergencia en la Franja de Gaza y en los campamentos de Al Yarmouk, Khan Eshieh, Idleb y Rural Aleppo, en Siria, coincidiendo con la época de Ramadán. En total,  tres intervenciones donde se han suministrado alimentos básicos a 3.745 personas, la mayoría mujeres y niñas en situación de máxima vulnerabilidad en ambos países.

También en Ecuador y junto al equipo de Terranueva, se distribuyeron kits familiares de higiene personal y acceso a agua segura para consumo tras las graves inundaciones. Y se realizaron campañas de información, educación y comunicación.