La irrupción de las primeras CAR-T en estos últimos dos años ha supuesto la necesidad de restructurar la gestión y funcionalidades de los servicios de Farmacia Hospitalaria nacionales a las particularidades —logística, recepción, conservación, etc.— de estas nuevas opciones terapéuticas individualizadas.

De hecho, solo determinados hospitales, y por ende sus servicios de Farmacia, forman parte de la red nacional de centros de referencia para la administración de CAR-T. En algunos de ellos se han creado incluso Unidades específicas de terapias avanzadas, siendo instalaciones “independientes” donde poder manejar estas terapias con acceso restringido, control de anorexia y temperaturas, PNT específicos…

Imagen del ‘Encuentro con expertos’ celebrado por la SEFH.

“Los farmacéuticos hospitalarios no hemos querido ser meros espectadores del proceso logístico de las CAR-T”, apuntaba José Luis Poveda en el marco de un ‘Encuentro con expertos’ del 66ª Congreso de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria. Precisamente, él es Jefe de Farmacia del Hospital La Fe, uno de los centros asignados para la administración de terapias avanzadas y que cuenta con una de las Unidades creadas ex professo antes mencionadas.

En esa implicación y búsqueda de la excelencia apuntada por Poveda, la pregunta que surge ahora es: “¿por qué no plantear la elaboración de terapias avanzadas en los servicios de Farmacia?” Siempre bajo la “exención hospitalaria” que permite la legislación, con las obvias diferencias respecto a la formulación magistral y bajo el cumplimiento de los 17 estrictos requisitos que plantean las Guías de Buenas Prácticas (GMP) de fabricación.

“No es sencillo cumplir con los requisitos que se establecen en las GMPs de terapias avanzadas, pero en muchos centros ya son posibles de elaborar”, apunta Poveda. Por ejemplo, el pasado mes de febrero la Aemps aprobó ARI-0001, terapia CAR-T pública desarrollada íntegramente en el Hospital Clinic de Barcelona. El propio Plan Nacional de Terapias Avanzadas del Ministerio de Sanidad ya contempla apoyarse más, de forma progresiva, en las CAR-T académicas.

Para el responsable del área de Farmacia del Hospital La Fe, “la posibilidad de elaborar terapias avanzadas en términos académicos va a ser un elemento estratégico de los servicios de Farmacia”, vaticina. Ahora bien, el objetivo más optimista, a medio o largo plazo, pasaría por “crear una red de servicios de Farmacia que elaboren tipos de CAR-T donde la industria no tenga interés o no llegue”, sopesó este experto.

Manejo del paciente CAR-T

En este mismo encuentro, Vicente Escudero, del Hospital Universitario Gregorio Marañón (Madrid), expuso cómo ha evolucionado el manejo del paciente CAR-T en los servicios de Farmacia.

Respecto a los protocolos de trabajo, este farmacéutico recuerda como sirvió de gran ayuda “los procesos y filosofía que se aplican en los ensayos clínicos”. Junto a los registros y el control de calidad en la administración de estas terapias, Escudero recuerda la importancia de notificar reacciones adversas —en el servicio en el que ejerce la más frecuente es el síndrome de liberación de citoquinas—, así como la “coordinación y transparencia” del servicio con las Gerencias de los centros, las áreas clínicas, las Administraciones (Consejerías) y los otros servicios de Farmacia”.