El Global Madrid | viernes, 16 de marzo de 2018 h |

El programa científico de Infarma Madrid 2018 también dio ‘cancha’ al colectivo de pacientes. Lo hizo a través de una mesa redonda en la que, con la moderación de Eduardo Pastor, presidente de Grupo Cofares, se analizaron las actuaciones conjuntas que se pueden emprender entre Administración, oficinas de farmacia y asociaciones de pacientes.

“Hoy no es posible hablar de sanidad, sin hablar de los pacientes y sin contar con ellos”. Con esta frase, Antonio Bernal, presidente de la Alianza General de Pacientes (AGP) ponía el foco en su intervención en que el paciente “es y tiene que ser” el centro del sistema. “Todos somos iguales y no tiene que haber diferencias por el lugar en el que se nos atiende”, concretó en alusión a las inequidades entre regiones.

En cuanto a la relación con las farmacias, Bernal destacó la cercanía y el conocimiento que tienen con y de los pacientes. El presidente de la AGP expresó la necesidad de involucrar al farmacéutico en la atención domiciliaria y la dependencia. Cuestiones que considera “son claves para asegurar la sostenibilidad de los sistemas”.

En ese sentido, Bernal no quiso dejar pasar la oportunidad para reclamar la importancia de la farmacia comunitaria en la dispensación de fármacos DH. “El farmacéutico está preparado y formado para dispensar esos medicamentos. –hay que reconocer sus méritos, estudios y formación”, explicaba Bernal.

El presidente de la AGP también vio necesario que los farmacéuticos tengan acceso a la historia clínica de los pacientes para poder atender de una manera mucho más integral a los pacientes. Bernal incidió por último en la necesidad de que la administración tiene que facilitar a los pacientes aquellas medidas que favorezcan la adherencia y que eviten errores en la medicación de personas dependientes.

Mientras, desde la visión de la Administración, María José Calvo, subdirectora general de Farmacia y Productos Sanitarios de la Consejería de Sanidad de Madrid, quiso ensalzar la gran colaboración que existe entre la administración madrileña y las farmacias de cara a una atención mucho más personalizada a los pacientes. Una colaboración que también resaltó Óscar López, vocal de titulares del COF de Madrid, al recordar los 2.800 “puntos de atención sanitaria” que supone la red de farmacias regional.