Ante la preocupante situación epidemiológica de la COVID-19, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) ha remitido una carta a la nueva secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, en la que insiste en la necesidad de contar activamente con toda la profesión farmacéutica para hacer frente a los rebrotes. En concreto, los farmacéuticos proponen tener una mayor implicación en la “vuelta al cole”. Su colaboración con los profesionales de Atención Primaria (AP), “puede ser una red esencial para contribuir a favorecer que sea lo más segura posible”.

Farmacéuticos “desaprovechados”

En este nuevo ofrecimiento el presidente del Consejo, Jesús Aguilar, destaca la capacidad de los farmacéuticos españoles y de la red de inteligencia sanitaria que conforman las farmacias comunitarias como valor decisivo frente a la COVID 19. Somos profesionales sanitarios de primer orden que hemos estado, estamos y estaremos en primera fila frente al virus; nuestro único interés es la salud pública”, ha manifestado. Y ha añadido: “Los farmacéuticos están preparados para asumir su papel, sólo hace falta que las autoridades pertinentes lo aprovechen”.

A juicio de los farmacéuticos, durante la gestión de toda la pandemia, tanto en los meses anteriores como en la desescalada, la profesión farmacéutica ha estado “desaprovechada”. Este “error”, según Aguilar, no debería repetirse en la gestión sanitaria de los rebrotes”. El presidente del CGCOF ha señalado que “todos los farmacéuticos de nuestro país y, en concreto, los más de 53.000 farmacéuticos que trabajan en la red de farmacias comunitarias, estamos dispuestos a trabajar con la AP aumentando su capacidad asistencial. Todos sin excepción hemos demostrado capacidad de sacrificio por nuestros pacientes y profesionalidad en nuestro trabajo”. En este sentido, la profesión farmacéutica solicita a las autoridades dar un paso más en la relación de cooperación establecida con el Ministerio de Sanidad, en beneficio de los ciudadanos.

Colaboración entre farmacias y colegios

La colaboración entre farmacias y centros educativos que propone el CGCOF cuenta con experiencias anteriores como las desarrolladas en los colegios para mejorar la educación sanitaria. “Podemos ser una fuente de certidumbre para toda la comunidad educativa, tanto en formación para los docentes, como para los alumnos, en medidas de higiene y seguridad o estableciendo las farmacias como polos de alerta temprana. Lo cierto es que podemos hacer más, siempre que nos lo permitan”, ha asegurado Jesús Aguilar.

A este respecto, el Consejo quiere recordar que la red de oficinas de farmacia es la infraestructura sanitaria más extensa de toda España y que está especialmente integrada en la vida diaria de los barrios y poblaciones. Una red sanitaria accesible, presente en todos los núcleos de población. “Cerca de cada centro educativo hay siempre una o varias farmacias, por lo que una actuación coordinada con los centros de atención primaria y los centros educativos permitiría aumentar la seguridad en esta nueva etapa de la desescalada”, ha señalado Aguilar.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…