Todos los profesionales sanitarios están volcados en la salud de sus pacientes pero, en ocasiones, la fala de comunicación entre los propios profesionales puede ser un hándicap a la hora de cumplir su objetivo.

Para solventar este problema, la Comisión de Buenas Prácticas del Consejo General de Farmacéuticos (CGCOF) ha publicado un nuevo procedimiento con recomendaciones para fomentar la colaboración entre farmacéuticos de distintos niveles asistenciales, así como con el resto de profesionales de la salud.

El documento pretende garantizar la continuidad asistencial a través del establecimiento una sistemática de colaboración que facilite una comunicación fluida y rápida entre los profesionales sanitarios, así como impulsar proyectos conjuntos interdisciplinares centrados en el paciente.

Fomentar canales de comunicación

El presidente del CGCOF, Jesús Aguilar, ha declarado que si los farmacéuticos quieren ampliar la capacidad asistencial del sistema sanitario es “fundamental” contar con la colaboración de la red de 53.000 farmacéuticos que trabajan en las más de 22.000 farmacias. “Para ello, se necesita fomentar la existencia de sistemas y canales de comunicación que permitan la colaboración eficaz entre profesionales y niveles asistenciales”, ha argumentado.

Además, Aguilar ha añadido que desde el CGCOF apuestan por fortalecer el sistema sanitario y transformarlo hacia “un modelo más colaborativo, robusto, flexible y resiliente“. “Tenemos una red de farmacias perfectamente conectada entre sí, y con el SNS, una conexión que debe pasar de ser únicamente administrativa a un modelo más innovador e integrador que permita trabajar de forma coordinada e integrada con el resto de los profesionales sanitarios”, ha asegurado.

Coordinación entre profesionales

La coordinación entre los distintos profesionales sanitarios y entre distintos niveles asistenciales puede resultar muy beneficiosa:

  • Facilita la educación sanitaria de los ciudadanos.
  • Facilita a gestión de patologías crónicas.
  • Ayuda en la detección proactiva de posibles problemas relacionados con el uso de los medicamentos o la prevención de enfermedades.
  • Contribuye a resolver con agilidad incidencias administrativas que pudieran dificultar la dispensación de medicamentos en la farmacia comunitaria.

El presidente de la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC), Vicente J. Baixauli, ha afirmado que la práctica colaborativa es imprescindible en todos los sectores, “y mucho más en un campo como el de la salud”.

“Desde SEFAC siempre hemos abogado por el consenso y la suma de esfuerzos con otros profesionales sanitarios, como lo demuestran los numerosos documentos conjuntos que hemos ido publicando año tras año y que solo persiguen mejorar la salud de la población y aumentar la eficiencia del sistema sanitario. El nuevo procedimiento que ahora se publica incide en esa dirección”, ha afirmado Baixauli.

Buen desarrollo de la actividad profesional

La presidenta de la Fundación Pharmaceutical Care, Ana Dago, ha señalado que farmacéuticos y profesionales de la salud comparten que en el paciente se den los resultados en salud esperados con los medicamentos que necesita. Y todo ello, ha resaltado, se consigue a través de un “desarrollo excelente de nuestra actividad profesional, además de ser agentes implicados en la prevención y promoción de la salud”.

“Desde la Fundación Pharmaceutical Care trabajamos para mejorar la cooperación entre los profesionales sanitarios. Es preciso establecer un ambiente colaborativo entre los profesionales para avanzar conjuntamente en el desarrollo de herramientas bien adaptadas a la práctica, que permitan implementar actividades comunes con el fin de obtener resultados relevantes en salud y que aseguren la continuidad asistencial”, ha destacado Dago


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…