Alberto Cornejo Madrid | viernes, 26 de enero de 2018 h |

Ha costado lo suyo conseguir que la puerta parezca entreabierta. Seguirá costando abrirla del todo. Horas y horas de negociaciones, de insistencia, de proyectos presentados —y otros muchos rechazados por el camino—, de poner resultados sobre la mesa, de ganar para la causa a asociaciones de pacientes…

De un tiempo a esta parte es habitual que aquellos representantes farmacéuticos que han visto modificar en su región normativas matrices de afectación a la farmacia —como Leyes de Ordenación o conciertos de prestaciones— coincidan en valorar la “sensibilidad” mostrada por sus Administraciones al dar cabida en los textos a esa farmacia asistencial en la que trabaja la profesión. Si no total o expresamente, en el mejor de los casos, sí cuándo menos implícitamente. Pero ya se sabe que todo camino tiene un inicio.

“La farmacia asistencial ya es una realidad en nuestra LOF”. Así de tajante se mostraba hace unos días Luis González, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid al analizar el anteproyecto de nueva Ley de Ordenación Farmacéutica difundido por el Gobierno regional para su consulta pública.

Un texto negociado con el colegio farmacéutico y que, a falta de la posible recepción de alegaciones y aprobación en la Asamblea regional, abre la puerta a una mayor atención farmacéutica (AF) y nuevos servicios a ofrecer por las farmacias a los ciudadanos, como puede ser el seguimiento a pacientes crónicos polimedicados o “actividades de AF a pacientes domiciliarios vulnerables y dependientes”.

N o obstante, la decisión de Madrid de apostar por esa farmacia asistencial venía teniendo precedentes en otras regiones que están también en proceso de renovación de sus normativas, como puede ser Galicia y Comunidad Valenciana.

Nueva farmacia, nueva legislación

Apenas ha pasado algo más de un año desde que, en el marco del XX Congreso Nacional Farmacéutico que acogió Castellón en octubre de 2016, se avisaba de que muchas de las iniciativas asistenciales en las que ya estaba inmersa la profesión se encontraban “en un limbo jurídico”.

Quien daba la voz de alarma no era otro que el vicepresidente del Consejo Asesor de Sanidad y experto en Derecho Sanitario, Julio Sánchez Fierro, una de las voces autorizadas del sector. En concreto, Sánchez Fierro consideraba que el nuevo contexto, esa “nueva farmacia”, necesitaba a su vez “una nueva legislación”. Y sugería hacerlo a través de una nueva y ‘gran’ Ley de la Sanidad nacional que sustituyese a la Ley de Garantías de 1996 y recogiese “el reconocimiento explícito de la farmacia asistencial y menciones concretas de los contenidos de los nuevos servicios”, o a través de las respectivas legislaciones autonómicas.

En este sentido, coincidiendo con estas sugerencias, los colegios farmacéuticos vienen trabajando en que la modificación de las normativas sectoriales hagan realidad la farmacia asistencial, parafraseando al presidente del COF de Madrid.

A finales del pasado mes de diciembre, el propio presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, presentaba el anteproyecto de nueva LOF regional en el que, ratificando esta tendencia, se otorgan nuevas funciones asistenciales a sus oficinas de farmacia. Entre ellas, la posibilidad —siempre que se cumplan unos determinados requisitos— que la atención farmacéutica pueda ser prestada a domicilio por sus boticas para dar cobertura a las personas con patologías crónicas y pérdida de autonomía funcional.

También en Comunidad Valenciana se ha sabido entender el nuevo rol de estos establecimientos, si bien en este caso vía decreto. El pasado noviembre, el Diario Oficial de Comunidad Valenciana recogía el proyecto de una nueva norma que regula los servicios profesionales asistenciales que podrán prestar en adelante las farmacias valencianas mediante la concertación con la Consejería.

En concreto, esta iniciativa es consecuencia del nuevo concierto firmado en 2016 por Administración y colegios y en el que ya se plasmaba la necesidad de “transformar el actual modelo de farmacia comunitaria en un nuevo modelo enfocado a la farmacia comunitaria asistencial integrada”.

2018, a confirmar (o no) la tendencia

Este 2018 podrá confirmar si se estabiliza la tendencia a aportar mimbres jurídicos a la farmacia asistencial o si las experiencias de Comunidad Valenciana, Madrid y Galicia fueron ‘flor’ de un día. En otras regiones, Consejerías y COF entrarán de ello este ejercicio en negociaciones para renovar sus conciertos de prestaciones (Extremadura) o desarrollar parcialmente sus LOF (Castilla-La Mancha).

En el caso extremeño, el consejero de Salud, José María Vergeles, ya indicó que el objetivo de partida para el nuevo concierto pasaba por potenciar los servicios de atención farmacéutica de las farmacias, en especial los relacionados con el seguimiento a pacientes mayores y polimedicados.

Ahora bien, el borrador del texto “aún no está suficientemente maduro” como para poder extraer conclusiones, indica a EG Pedro Claros, presidente del COF de Cáceres. Eso sí, este dirigente es consciente de que la farmacia extremeña “se juega mucho de cara a su futuro” con el nuevo texto en función de las atribuciones finales que se permitan a las boticas.


Comunidad Valenciana, Madrid y Galicia han entendido que la “nueva farmacia” necesita una nueva legislación



En Extremadura, Consejería y colegios negocian un nuevo concierto con la intención de potenciar los servicios de AF