ENRIQUE CAMPILLO Madrid | viernes, 05 de enero de 2018 h |

El mes de enero es conocido por su famosa ‘cuesta’ que a muchos se les hace larga, incluso eterna, tras las vacaciones de Navidad, y en el caso que nos ocupa bien puede ser cierto puesto que las oficinas de farmacia, tras comerse el turrón, comienzan el año con el pie cambiado debido a la entrada en vigor, el 1 de enero, de la Orden de Precios de Referencia de 2017 que rebaja el precio de 1.253 presentaciones de medicamentos en las farmacias comunitarias y de 327 medicamentos hospitalarios.

Con todo ello, las farmacias verán reducida su facturación en 89,6 millones de euros, lo que no les augura un buen comienzo de año ya que tendrán que asumir la diferencia de las existencias que aún tengan en stock.

Cabe recordar que, desde que se publicó la Orden el pasado 29 de noviembre, las farmacias han estado dispensando las existencias disponibles al precio anterior. Un precio que, desde el primer lunes de 2018 se ve ya rebajado.

Concretamente, algunos fármacos van a experimentar una reducción de hasta el 40 por ciento en su precio. En este grupo encontramos medicamentos para la hipertensión, la artrosis, la insuficiencia cardiaca o angina de pecho o inmunosupresores. Así, los diez principios activos con mayor impacto en la bajada de precios representan casi el 80 por ciento de la reducción de la factura, tal y como ha señalado el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

Estos principios activos son: salbutamol (indicado para el asma), azitromicina (antibiótico), insulina glargina (diabetes), condroitinsulfato (artrosis), olmesartán medoxomilo (antihipertensivo), levonorgestrel/etinilestradiol (anticonceptivo), latanoprost (glaucoma), candesartan/hidroclorotiazida (antihipertensivo), metotrexato (inmunosupresor) y mirtazapina (antidepresivo).

Con las “rebajas” ya en el mostrador de la farmacia comunitaria, el presidente del CGCOF, Jesús Aguilar afirmaba que “el sistema de precios de referencia se ha consolidado; sin embargo creemos que, una vez repercutido el ahorro, se deberían corregir algunos aspectos que perjudican a la farmacia más allá de la bajada de facturación”. A tal efecto, Aguilar pedía un balón de oxígeno para las boticas como por ejemplo, “ampliar los plazos de coexistencia de medicamentos con precio antiguo y nuevo”.

La venta cae más de 1.000 millones

Si 2018 no trae datos muy halagüeños para la facturación de las boticas, los últimos datos que aporta el informe de octubre de 2017 del ‘Observatorio del Medicamento de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), no son mejores.

La patronal farmacéutica advierte que el mercado del medicamento muestra “síntomas de estancamiento” después de que en el acumulado de enero a octubre el gasto en medicamentos con receta haya aumentado sólo un 2,7 por ciento en relación al mismo periodo del año anterior, hasta los 8.456 millones de euros. Asimismo, se avisa que las previsiones a corto plazo -noviembre y diciembre de 2017- indican que el mercado continuará en un crecimiento inferior al 2 por ciento, y se puede estimar que el crecimiento de todo el año podría ser incluso menor que en 2016, con lo que “habríamos entrado en una fase clara de estancamiento del mercado”, reiteraban desde FEFE. Dicho informe refleja también la caída de 1.047 millones de euros registrada en las ventas de medicamentos y otros productos en farmacias durante el 2016 con respecto a los datos de 2011, lo que representa un 13,17 por ciento menos que en ese año 2011.

En su distribución por Comunidades, las que han sufrido una mayor pérdida de ventas por farmacia (más de 100.000 euros en el año 2016) son Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana y Asturias, mientras que las que menos pérdidas han experimentado son Cantabria, Madrid y Extremadura, con pérdidas en torno a los 20.000 euros.