Alberto Cornejo Madrid | viernes, 20 de abril de 2018 h |

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos firmaron el 18 de abril un convenio de colaboración en el ámbito de la lucha contra la violencia de género. Un acuerdo que prevé el desarrollo de actuaciones de información, prevención y sensibilización en materia de violencia contra la mujer desde las 22.000 farmacias españolas, entre las que se encuentra la elaboración y difusión de un Protocolo de Actuación para el personal farmacéutico, con el fin de que puedan detectar las primeras señales de la violencia de género y cómo actuar ante un posible caso.

En la presentación de este convenio, la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, animó a la red de farmacias a “convertirse en agentes activos” contra esta “lacra” que tiene la sociedad en la violencia de género. Montserrat ha destacado la labor que pueden desempeñar estos establecimientos “dado que no solo hacen atención sanitaria sino social y conocen el entorno familiar de sus pacientes”.

Según los datos recogidos en la Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia de la Mujer 2013-2016, el lugar de residencia, y en concreto el ámbito rural, puede tener un efecto condicionante a la hora de manifestar y reconocer la existencia de este problema.

Por este motivo, esta iniciativa pone especial énfasis en el ámbito rural —en el que se ubican el 64 por ciento de las farmacias— puesto que “es donde se produce una doble discriminación por ser mujer y vivir en este entorno, y donde más cuesta romper la barrera del silencio”.

“Trabajaremos con las farmacias en incidir en la formación, formación y sensibilización para romper esa barrera del silencio”, ha concretado.

En virtud de este convenio, además de la elaboración de un protocolo de detección y actuación ante posibles casos de violencia de género, también se difundirá material informativo (trípticos y cartelería) en las boticas.

Información y sensibilidad

Un silencio que impide la posibilidad de hacer frente al maltrato y, por tanto, salir de él. El 82,6 por ciento de las mujeres sabe a dónde dirigirse a interponer una denuncia —según datos de la última Macroencuesta de Violencia de Género realizada en España— pero únicamente el 25 por ciento de las mujeres que se sienten maltratadas lo denuncian.

Por su parte, Jesús Aguilar, presidente del CGCOF, coincide en señalar que “en el ámbito rural es donde las mujeres encuentran más problemas a la hora de denunciar”, por lo que “el clima de confianza que trasmiten las farmacias puede ayudar a romper ese silencio”.

El máximo representante del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos considera que la firma de este convenio “confirma que el Estado puede seguir contando con la farmacia en esta labor social”.