La venta de fármacos para dejar de fumar habría aumentado casi un 300 por ciento desde que el pasado 1 de enero se comenzasen a financiar los tratamientos vareniclina y bupropión.

Según los datos registrados en Cofares, la distribuidora con mayor cuota de mercado nacional (superior al 28 por ciento), a lo largo de enero se han vendido un total de 18.700 unidades, una cifra muy por superior de las 4.700 unidades que se dispensaron en enero de 2019. Es decir, se ha registrado un aumento del 294 por ciento exactamente.

Según el análisis que se hace desde Cofares, “las cifras reflejan que los tratamientos antitabaco promovidos por el Ministerio de Sanidad constituyen una opción interesante entre las personas que desean abandonar el hábito de fumar”.

Un proceso en el que, añaden, “el farmacéutico cumple una importante labor tanto de concienciación como de recomendación, ya que es el profesional sanitario más cercano al ciudadano”. La farmacia es un canal directo de asesoramiento y el escenario idóneo para poner en marcha diferentes iniciativas o campañas destinadas a ayudar a que los ciudadanos a llevar una vida más saludable.