Premios Fundamed

La Comisión Europea reconoce que el abordaje del cáncer no podrá llevarse a cabo con éxito si no es con la colaboración de los diferentes profesionales sanitarios. Pero entre los distintos profesionales que cita la hoja de ruta del Plan Europeo contra el Cáncer no figuran los farmacéuticos.

A pesar de ello, tanto los farmacéuticos de hospital como los comunitarios han querido hacer constar, en sus contribuciones a la consulta sobre la hoja de ruta del Plan, la relevancia de su respectivo papel en abordaje oncológico.

La farmacia hospitalaria

La Asociación Europea de Farmacéuticos Hospitalarios (EAHP, por sus siglas en inglés) resalta la importancia de involucrar a todos los interesados ​​y profesionales de la salud en todas las etapas del proceso, a fin de lograr los objetivos marcados en la hoja de ruta. En este sentido, recalca que los farmacéuticos del hospital “son los profesionales de la salud que están más involucrados en el manejo de la escasez de medicamentos en los hospitales”. A la luz de esto, EAHP propone que el Plan europeo contra el cáncer “aborde directamente” el problema de la escasez de medicamentos.

Además, estos profesionales han llamado la atención sobre la salud ocupacional. Los medicamentos oncológicos, recuerdan, “presentan ciertos peligros”, tanto para los pacientes como para los profesionales de la salud que los manejan. La EAHP cree por ello esto debería ser un asunto a tener en cuenta al considerar la salud laboral en el contexto del Plan europeo contra el cáncer.

La farmacia comunitaria

También los farmacéuticos comunitarios creen que tienen mucho que aportar en los cuatro dominios identificados en la hoja de ruta. Y así se lo ha hecho saber la PGEU a la Comisión Europea.

  • Prevención. Las farmacias comunitarias de toda Europa ya brindan una amplia gama de servicios profesionales relacionados con la prevención del cáncer, como servicios para dejar de fumar, asesoramiento nutricional, participar en campañas de promoción de la salud y recomendar y administrar (en algunos países europeos) las vacunas contra el VPH y la hepatitis B. Como instrumento complementario para la agenda de prevención, por lo tanto, la PGEU también ve en el Plan Europeo contra el Cáncer una valiosa oportunidad para establecer una plataforma de intercambio de mejores prácticas para los servicios de prevención en atención primaria.
  • Detección y diagnóstico tempranos. Además de la detección del cáncer de mama, cervical y colorrectal, la patronal de la farmacia comunitaria ve posibilidades de aumentar la cobertura de la población objetivo para la detección del cáncer de piel involucrando estructuralmente los servicios de atención primaria y utilizando la eSalud. En este sentido, apunta que las farmacias comunitarias “son altamente accesibles” para el público. En el área del cáncer, apuntan, los farmacéuticos comunitarios ya están apoyando con éxito los programas de detección de población para el cáncer de colon en varios países de la UE.
  • Tratamiento y atención. La PGE destaca la importancia de utilizar la red de farmacias comunitarias de Europa para mejorar el acceso y la asequibilidad de los tratamientos contra el cáncer que se pueden administrar en el hogar, como la quimioterapia oral y los medicamentos biológicos autoadministrables. En esta línea, considera “una carga innecesaria” que estos medicamentos aún no sean accesibles a través de la farmacia en algunos países europeos. “Los farmacéuticos comunitarios pueden suministrar estos tratamientos cerca de los hogares de los pacientes acompañados de una guía sobre su uso óptimo, seguridad y adherencia”, resalta la patronal, que recuerda cómo otros servicios de adherencia y conciliación de la medicación se han implementado con éxito y demostrado su rentabilidad.
  • Calidad de vida para pacientes, supervivientes y cuidadores. La PGEU recuerda que los farmacéuticos comunitarios tienen un papel importante en la provisión de tratamiento del dolor, nutrición especial y manejo de los efectos secundarios de la quimioterapia para pacientes paliativos. “La comunicación efectiva entre la enfermera especialista en cuidados paliativos, el médico y el farmacéutico comunitario debe anticipar la necesidad de medicación de un paciente y planificar en consecuencia”, añade.

NOTICIAS RELACIONADAS