El Global Madrid | jueves, 23 de noviembre de 2017 h |

La Agrupación Farmacéutica Europea PGEU —que representa a más de 400.000 farmacéuticos comunitarios europeos de 31 entidades nacionales, entre ellas el CGCOF español— ha presentado su tradicional informe anual “La salud europea de un vistazo— en el que ofrece una ‘radiografía’ la implantación de los servicios profesionales farmacéuticos en Europea y expone una serie de claves para un mejor aprovechamiento de las farmacias comunitarias.

De partida, la PGEU recuerda que la sostenibilidad de los sistemas sanitarios está marcado en rojo en las “agendas” de los gobiernos nacionales y de la Unión Europea. En línea con estas prioridades de las instituciones europeas e internacionales2, la PGEU considera que la expansión del rol de la farmacia comunitaria y su fortalecimiento dentro de la Atención Primaria son las principales “palancas políticas” hacia un futuro “más sostenible, inclusivo y saludable en Europa”.

Esta asociación europea —que en 2018 presidirá el español Jesús Aguilar— apunta a una variedad de desafíos (envejecimiento de la población, prevalencia creciente de afecciones crónicas y los costes de nuevas terapias), que conducen a un aumento sustancial en los gastos de salud, poniendo en riesgo la sostenibilidad de los sistemas de salud europeos. Por ello, el Grupo de Trabajo en Economía de la PGEU recuerda el papel que pueden jugar las oficinas de farmacias para hacer frente a estos desafiíos y asegurar la sostenibilidad y calidad de la Sanidad.

Dentro de su apuesta por una mayor participación de las farmacias en programas de prevención e impulso a nuevas funciones asistenciales, la PGEU insta a impulsar servicios farmacéuticos relacionados con la adherencia y revisión del uso de los medicamentos, seguimiento de enfermedades, etc. Eso sí, “haciendo rentables” los mismos para el farmacéutico, concretan.

Asimismo, la PGEU reclama mejorar el acceso a medicamentos innovadores y / o especializados (biosimilares y biológicos). En este caso, la llave por “aumentar el suministro de estos productos a través de las farmacias comunitarias con el consiguiente seguimiento adecuado de los pacientes”. Para esta asociación, la dispensación en farmacias de estos medicamentos “es una oportunidad única” para combinar su mejor acceso con el uso seguro y efectivo por parte de los pacientes.

Otras de las medidas apuntadas para la sostenibilidad de la Sanidad europea pasa por incentivar la dispensación de medicamentos genéricos en las boticas a la par que se “recompensa” a los farmacéuticos comunitarias por esta “importante labor cara a la sostenibilidad económica”-

Como es habitual, esta nueva edición del informe de la PGEU hace repaso a los servicios farmacéuticos con mayor implantación en Europa. En este sentido, las funciones más asentadas en la farmacia comunitaria continental están ligadas a la medición y control de parámetros (presión arterial, etc.), deshabituación tabáquica, revisión de medicación e información sobre nuevos medicamentos (ver gráfico).