Alberto Cornejo Madrid | viernes, 28 de septiembre de 2018 h |

De los 74 Departamentos Penitenciarios existentes en España (centros u hospitales psiquiátricos), solo 19 de ellos tienen legalizado su servicio de Farmacia o depósito de medicamentos. Y en 31 de ellos, al margen de su situación, ni tan siquiera ejerce un profesional farmacéutico. En el cómputo de todos ellos solo existen 35 plazas de farmacéuticos para prestar asistencia a más 49.000 internos (un farmacéutico por cada 1.045).

Con vistas a radiografiar la situación de la atención farmacéutica en las Instituciones Penitenciarias, la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) organizó el 27 de septiembre en Madrid una jornada monográfica en la que, como principales reivindicaciones, se reclamó la “legalización” de todos los servicios de Farmacia y depósitos de medicamentos de estos centros, así como un aumento del número de plazas de farmacéuticos especialistas.

Según destacó Xosé Manuel Rey, asesor jurídico de la SEFH, existe actualmente cierto amalgama por la cual se mezclan servicios de Farmacia legales atendidos por farmacéuticos hospitalarios con servicios legales atendidos por farmacéuticos no especialistas, servicios ilegales atendidos por enfermeros, servicios ilegales que se desconoce por quién son atendidos…”, enumeró como parte del ‘crisol’ este experto.

El asesor jurídico de la SEFH recordó que desde 2014 esta sociedad viene reclamando a la Administración central (Ministerio de Interior) y autonómicas el cumplimiento de la legalidad. Y es que los centros penitenciarios que no tienen servicio de Farmacia legalizado se localizan en la práctica totalidad de regiones: Andalucía; Castilla-La Mancha; Comunidad de Madrid; Extremadura; MurciA, etc.

En concreto, una de las propuestas de la SEFH cara a esta “legalización” pasa porque en los centros penitenciarios de menos de mil internos se establezca un depósito de medicamentos bajo la titularidad de un farmacéutico, mientras que aquellos por encima de estas cifras contarían con un servicio de Farmacia propio bajo la titularidad de un farmacéutico especialista.

Otra de las cuestiones sobre las que viene alertando la SEFH, y que también se ha vuelto a poner sobre la mesa en esta jornada, es la también “ilegalidad” en la que incurren los laboratorios que suministran medicamentos a los centros que no tienen legalizados sus servicios de Farmacia o depósitos. Una situación que la SEFH ya puso en conocimiento de la patronal Farmaindustria.

Efectos sobre la atención farmacéutica

Esa situación de ilegalidad, así como la escasez de farmacéuticos, repercute directa y negativamente en la atención farmacéutica que reciben los internos.

Un escenario preocupante dado que, según datos presentados en esta jornada por Agustín María Herrero, subdirector médico del Centro Castellón II, el 80 por ciento de los 49.000 internos recibe tratamiento farmacológico diario (con el VIH como patología prevalente), de los cuales uno de cada cuatro es polimedicado.

La ausencia en muchos de estos centros de un farmacéutico “no solo imposibilita algo tan básico como la validación de los tratamientos, el seguimiento farmacoterapéutico o la elaboración de fórmulas magistrales, sino llevar a cabo un control del gasto o de la gestión de stocks de los medicamentos de los servicios o depósitos”, ha denunciado Herrero. Por ello, este facultativo considera “imprescindible” aumentar el número de plazas de farmacéuticos.