J. Ruiz-Tagle Madrid | viernes, 20 de julio de 2018 h |

La primera mitad de 2018 puede calificarse de intensa para el colectivo de farmacéuticos hospitalarios. Bien por la prolífica actividad, en forma de proyectos emprendidos, de su sociedad científica, como por otros asuntos de los que son protagonistas directos: nuevos modelos de prestación a residencias, comisiones de Farmacia, etc. El presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, Miguel Ángel Calleja, hace balance antes del parón estival.

Pregunta. Buena parte de los debates actuales pasa por los modelos de prestación a residencias. El proyecto valenciano Resi-EQIfar —paralizado temporalmente— es uno de ellos. ¿Por qué cree que está mejor preparada la farmacia hospitalaria para este servicio?

Respuesta. La paralización de Resi-EQIFar es un paso atrás. Pensamos que la calidad que se aporta desde la farmacia hospitalaria radica en la parte asistencial. La Comunidad Valenciana ya tiene un sistema implantado en las residencias de titularidad pública muy positivo. Es importante que se cuente con los servicios de farmacia que ya están trabajando en la Comunidad Valenciana para esas 5.000 plazas de residentes, pero hay otras 23.000. Éstas últimas tienen un sistema que, por un lado no atiende a criterios de equidad en cuanto a la atención porque se realizan desde diferentes oficinas de farmacia sin criterios públicos y transparentes y, por otro lado, la atención que se recibe está más compartimentalizada.

P. Otra polémica es la falta de respuesta a la propuesta del nuevo plan formativo para la especialidad. ¿Cree que con el nuevo equipo del Ministerio podrá ver la luz?

R. . Esa es una de las cuestiones vitales para nosotros. Creemos que la aprobación del programa es una necesidad. Debería ser una prioridad tener los programas formativos actualizados ya que datan del año 99. El Gobierno anterior tenía la propuesta de una especialidad de farmacia hospitalaria de atención primaria. Nosotros no queremos una nueva especialidad sino un nuevo enfoque a la que ya existe

P. Sigamos en el Paseo del Prado. La ministra ha anunciado su interés por remodelar los IPT e incluir el concepto de coste-valor en ellos. ¿Qué le parece?

R. Es una reivindicación que llevábamos pidiendo desde que comenzaron los IPT. Siempre hemos defendido este modelo pero también hemos encontrado dos deficiencias en ellos: una es por la que me pregunta y la segunda cuestión es que creemos que los IPT deben ser una herramienta para posicionar entre las distintas opciones terapéuticas y hay algunos IPT que son difusos y llevan a la inequidad.

P. Piensa, como la propia ministra, que ello evitaría las revaluaciones que realizan las Comunidades Autónomas?

R. Sin duda alguna, porque haría redundante lo que ahora hacen las comunidades. Además, se agilizará el acceso.

P. El gasto hospitalario creció durante 2017. ¿Prevé que la evolución continuará al alza este año?

R. Es muy probable, teniendo en cuenta que el mayor grado de innovación se clasifica como dispensación hospitalaria.

P. ¿Qué balance hace de los proyectos de la SEFH en este primer semestre de 2018?

R. Ha sido un periodo muy positivo en aspectos como la formación y la superespecialización. También hemos establecido alianzas con diferentes CC.AA y sociedades científicas y hemos avanzado en la internacionalización de la sociedad.