Un 73,4 de la población afirmaría estar dispuestos a vacunarse frente a la gripe en una farmacia como complemento a los actuales puntos de inmunización habilitados. Así se desprende del informe “Vacunación antigripal en España en tiempos de la COVID-19”, realizado por el Consejo General de Farmacéuticos junto a la Fundación Weber con la colaboración de Sanofi Pasteur, que recoge los resultados de una encuesta realizada de forma anónima en farmacias comunitarias de toda España a 3.107 personas, entre octubre 2020 y febrero 2021 (ver informe completo aquí).

El objetivo de esta encuesta fue analizar la vacunación antigripal en España y sus motivaciones durante la pandemia causada por la COVID-19. Por grupos de riesgo, los más atraídos por la opción de vacunación en farmacia fueron los profesionales sanitarios y los enfermos crónicos. El interés por vacunarse en la farmacia es mayor entre los que declararon en este mismo cuestionario como razones para no vacunarse la inaccesibilidad o desabastecimiento de la vacuna (87 por ciento), la falta de tiempo (84 por ciento) y el desconocimiento u olvido (82).

En base a estos datos el estudio concluye que incluir a las farmacias como puntos de vacunación podría haber aumentado la cobertura vacunal en hasta 3,9 puntos porcentuales. Un incremento que, como reflejaba un reciente análisis de EG, permitiría acercarse más a los objetivos de cobertura vacunal recomendados para colectivos de riesgo y que continúan siendo un listón (parece) inalcanzable.

Asimismo, una mayor formación o concienciación en gripe podría traducirse en un aumento de la cobertura vacunal de hasta 6,8 puntos porcentuales. En este sentido, de los 742 pacientes encuestados que respondieron que «no» se vacunarían este año, el farmacéutico comunitario les realizó educación sanitaria para fomentar la vacunación. Tras su actuación, 591 aceptaron la derivación al médico para vacunarse mientras que 151 la rechazaron por distintos motivos. La falta de tiempo fue el principal factor para rechazar una derivación de vacunación entre la población en edad de trabajar, un rechazo que podría ayudar a revertir los más amplios horarios de apertura de las oficinas de farmacia.

Vacunarse de gripe… Por miedo a la COVID-19

Otros resultados reseñables de esta encuesta hacen referencia a que un 24 por ciento de los participantes se vacunaba en la anterior campaña por primera vez, argumentando recomendación médica (57 por ciento), miedo a la COVID-19 (26 por ciento), miedo a la gripe (14 por ciento) u otras razones.

En el otro extremo, los principales motivos para no haberse vacunado señalados en este estudio fueron la falta de percepción de riesgo de enfermar de gripe (34 por ciento), la falta de tiempo para ir a vacunarse (19 por ciento), los efectos secundarios o riesgos de la vacuna (16 por ciento) y la baja efectividad de la vacuna o preferencia por la resistencia natural a la enfermedad (15 por ciento).