Hacer de la necesidad virtud. Esa es la premisa que ha seguido la farmacia hospitalaria desde que irrumpió la pandemia de la COVID-19. Desde cuando en los servicios de Farmacia se generaba nueva evidencia diaria respecto a las opciones terapéuticas contra el SARS-CoV-2 y se hacían “malabarismos” para evitar el desabastecimiento, hasta la progresiva introducción de la innovación en la gestión y organización de los servicios de Farmacia y los modelos asistenciales, destacando la apuesta por la atención no presencial (telefarmacia). Son muchos los retos y proyectos que tiene abiertos la SEFH y que desgrana en esta entrevista su presidenta. Eso sí, recordando que el entorno hospitalario sigue soportando una importante presión.

Pregunta. El periodo estival siempre depara noticias para la profesión. En el caso de la Farmacia Hospitalaria, en julio se conoció un aumento del 15 por ciento de plazas FIR (309 en total) para la nueva convocatoria. ¿Cómo lo valora?

Respuesta. Es una buenísima noticia. Disponer de más plazas es necesario, porque la demanda de farmacéuticos hospitalarios es enorme, y no se puede cubrir. Que se haya tenido esta sensibilidad, y el hecho de que sea la especialidad que más crece, es para celebrar. Aunque no es suficiente, hay que aumentar las plazas de forma prudente.

P. Sigamos en el periodo estival. En este caso, le pregunto por la polémica en torno a la ozonoterapia y que un tribunal obligase a su empleo como terapia a un paciente COVID-19 en Comunidad Valenciana en contra del criterio profesional.

R. Desde la SEFH estamos de acuerdo con el posicionamiento de la Sociedad Valenciana de FH—la cual emitió un comunicado denunciando la intromisión de la Justicia—. Apoyamos totalmente la evidencia científica. Las decisiones terapéuticas no pueden estar en manos de jueces. Son los expertos y profesionales los que tienen que decidir qué terapias se ponen al servicio de la población basadas en la evidencia científica.

P. Avanzamos en el calendario. ¿Cómo se presenta el nuevo curso para la farmacia hospitalaria?

R. Antes de dejar atrás el verano, no podemos olvidar que en los entornos hospitalarios se ha tenido que abordar una quinta ola, que ha hecho mella. Han sido meses complicados y hemos vuelto a presenciar como determinadas actividades hospitalarias se han vuelto a ver paralizadas. El entorno hospitalario y la AP permanecemos en alerta.

P. Hecho este recordatorio, y siempre con el ‘permiso’ de la pandemia y su evolución, ¿por donde pasan las líneas estratégicas de la FH y su sociedad?

R. Seguimos en la línea de trabajar por una farmacia hospitalaria cada vez más clínica, con formación muy específica en las distintas áreas terapéuticas. Uno de los ámbitos en los que vamos a incidir es el de la integración plena del farmacéutico de hospital en los equipos asistenciales para llegar a los pacientes de una manera más personal. También queremos potenciar la participación de los pacientes en las decisiones que emanen de los Servicios de Farmacia. Para ello la SEFH ha creado un Comité de Pacientes. Y, ligado a todo lo anterior, poner el foco en la atención no presencial de los pacientes externos, que no solo abarque la dispensación sino también la comunicación telemática, el seguimiento mediante apps… En definitiva, pasar de una atención presencial y puntual a una atención no presencial pero más continúa.

P. Por ejemplo, respecto a esa integración del farmacéutico de hospital en equipos y áreas, recientemente la SEFH y la SEMICYUC (Medicina Intensiva) han reivindicado la importancia de este profesional en los servicios de Urgencia y UCIS.

R. Estamos comprobando que Servicios de Urgencia que practican la gestión clínica de manera directa y pueden gestionar sus fondos están contratando a farmacéuticos hospitalarios con cargo al presupuesto de Urgencia para que preste su servicio asistencial. Y no solo en Urgencias; también en Cuidados Intensivos, Neonatales. Vemos como se está tomando consciencia de esta necesidad. La demanda se está transformando en una apuesta firme.

P. ¿Y respecto a la integración y rol del farmacéutico de hospitales en la evaluación e incorporación de nuevas terapias?

R. Apoyamos completamente la postura que se está llevando a cabo en torno a los nuevos Índices de Posicionamiento Terapéutico. La apuesta que ahora se hace por la evaluación económica refleja actividades y documentación generada por la FH. También el seguimiento de resultados que persigue Valtermed supone una revolución que apoyamos. Se ha generado una nueva forma de pensar, trabajar y evaluar las innovaciones.

P. Pasemos a un asunto en boca de todos y que, tras revelarse útil en la pandemia, ahora debe asentarse. La telefarmacia y todo lo que engloba, no solo la dispensación a domicilio (o en la botica). ¿En qué se está trabajando para continuar su desarrollo?

R. Llevamos un año aplicando intensamente esta atención. Se está trabajando en varios documentos que permitan definir qué tipos de pacientes, o con qué prioridad, pueden beneficiarse de estos modelos. Y formar al paciente en este servicio, que sea receptivo a él. Queremos tener un servicio de Farmacia ‘móvil’. Hay que seguir evolucionando de una atención al paciente externo presencial y puntual a una atención no presencial y más continua. Pero hay que complementarlo con el uso de tecnología y apps que permitan el seguimiento y la comunicación constante entre los propios profesionales y con el paciente.

P. La propia ministra de Sanidad avaló esta dispensación no presencial y “coordinada” con la farmacia comunitaria.

R. Así es. Hay que trabajar con el resto de estamentos profesionales, como la farmacia comunitaria y la Atención Primaria, para definir estos modelos y protocolos comunes. Por ejemplo, ya tenemos en marcha un proyecto de colaboración con la farmacia rural.

P. Próximamente, del del 18 al 21 de octubre, celebrarán el 66ª Congreso de la SEFH. ‘Preséntenos’ la cita.

R. Estamos muy ilusionados con este encuentro, aunque nos hemos quedado con las ganas de poder hacerlo presencial. Estamos expectantes de poder exponer todos los avances recientes y poner el foco en las innovaciones a las que asiste la FH.