Ángela de Rueda Gijón | viernes, 07 de octubre de 2016 h |

Que “la unión hace la fuerza”, que “es más lo que nos une que lo que nos separa” o “unidos venceremos”… Son múltiples arengas existentes sobre las bondades de colaborar. Hoy por hoy, el campo de batalla de los profesionales sanitarios es fomentar la colaboración y, como no estamos en tiempos de guerra, con el objetivo común de facilitar a los pacientes, que sufran alguna enfermedad, que la sobrelleven lo mejor posible hasta su curación. Esa idea, la de la colaboración, se puso de manifiesto en la 61 edición del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), que tuvo lugar del 4 al 7 de octubre en Gijón. Se trata del evento científico por excelencia en el marco de la Farmacia Hospitalaria en España y, esta edición, ha congregado a unos 1.500 participantes.


La farmacia hospitalaria quiere que su actividad vaya más allá del hospital. Una de sus apuestas es la terapia domiciliaria.


Como muestra de la voluntad del presidente de la SEFH por tender puentes entre profesionales, la sesión plenaria del encuentro, contó con los representantes de otras dos sociedades científicas del ámbito de la farmacia, la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac) y la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (Sefap). Sus respectivos presidentes se mostraron abiertos al diálogo, como el de Sefap “estamos muy alineados con la idea de dar continuidad asistencial a los pacientes, lo que hacemos ahora no sirve de nada si no unificamos mensajes”, manifestó Ángel Matáix. Para éste, la mesa sirvió para “dejar abiertas vías de comunicación de cara a proyectos bilaterales”, aunque Matáix apuesta por ir más allá y buscar la colaboración de las tres sociedades.


El rol del farmacéutico de Atención Primaria en Reino Unido incluye prescribir recetas, lo que generó gran expectación.


La SEFH, apostó por el desarrollo de programas de apoyo domiciliario a pacientes, con el objetivo de paliar los problemas de adherencia. Según Miguel Ángel Calleja, presidente de la SEFH, la terapia domiciliaria “supone para el paciente un ahorro económico y de tiempo”. Por su parte, el presidente de Sefac, Jesús Gómez, considera que “lo lógico es que eso se haga en colaboración con la farmacia comunitaria”. También para Matáix se trata de darle continuidad a la atención y “seguro que quieren contar con todos los profesionales que trabajamos fuera del hospital”.

El rol clínico en AP

Los farmacéuticos de Atención Primaria en España tienen un papel que se podría desarrollar, como sucede en Reino Unido por ejemplo. En una de las mesas del congreso se incluyó la experiencia de farmacéuticos clínicos que trabajan en centros de AP en el país británico. Es el caso de Carmen Villegas, que lleva 14 años de experiencia y que dejó patentes las diferencias entre ambos países, “soy prescriptor independiente y puedo prescribir recetas”, según explicó Villegas. Algo que generó mucha expectación, ya que es una atribución inexistente en España. En su caso, supervisa, ordena la medicación del paciente y tiene acceso completo a su historial médico y farmacológico, algo que para los profesionales patrios “suena como el mundo ideal”.