A Pesar de la lucha interna que libran muchos países contra el coronavirus, la OMS ha hecho un llamamiento a los Estados para ayudar a los países emprobrecidos que ya sufren la expansión de la pandemia. La falta de recursos económicos, materiales y humanos, que repercuten en unos deficientes sistemas sanitarios, redobla la amenaza de los efectos del virus en estos países,alertan también las ONG.

En este sentido, la crítica situación que vive España en torno a la pandemia no ha repercutido en hacer oídos sordos a este llamamiento. No al menos la farmacia española que, a través de sus ONG’s sectoriales, ya están trabajando frente al Covid-19 más allá de nuestras fronteras.

Planes de actuación de las ONG

Por ejemplo, la ONG Farmacéuticos Sin Fronteras tiene implantado un Plan de Actuación frente al Covid-19 en aquellos donde tiene presencia: Guatemala, Ecuador, Kenia, Uganda,Camerún, El Salvador, Honduras y Colombia. Entre las iniciativas emprendidas está la disponibilidad online de su curso Atención Socio-Sanitaria en COVID19, dirigido a personal de las entidades sociales, socios locales y beneficiarios de su actividad en estos países.

Las ong farmacéuticas alertan que los deficientes sistemas sanitarios de países vulnerables redoblan la amenaza y efectos del covid-19

“La actividad, gratuita, tiene el fin de formar a sus profesionales sanitarios y adaptar a sus necesidades y peculiaridades la información y procedimientos que manejamos a nivel nacional”, apunta a EG el director general de FSF, Ángel Huélamo.

Imagen de una de las sesiones del curso Atención Sociosanitaria en Covid19, de FSF, en su modalidad presencial en España.

Igualmente, el responsable de esta ONG confirma que se está “en permanente contacto” con las contrapartes en terreno, a las que se remite material informativo para difusión entre la población. “También tenemos un canal de consultas para cualquier cuestión que nos puedan plantear”, completa.

Asimismo, “una vez que pase la emergencia en España, y dependiendo la situación particular de cada país en cuanto a la movilidad y seguridad sanitaria, se valorará el envío de farmacéuticos del Proyecto Boticarios y medicamentos del Banco de Medicamentos en función de la demanda que exista en esos países”, valora Huélamo de cara al futuro.

Balance en Latinoamérica

También la ONG Farmamundi ha alertado de la “poca capacidad de respuesta” que tienen por sí mismos muchos países en combatir la expansión del coronavirus, alineándose con la alerta de la OMS. “Sus sistemas sanitarios son más frágiles y cuentan con menos medios y personal cualificado, lo que podrían provocar el colapso si no se toman todas las precauciones necesarias”, apuntan.

farmacéuticos sin fronteras y farmamundi ya tienen implantados planes de actuación frente al coronavirus

Por ello, desde el inicio de la crisis, Farmamundi ha implantado un Protocolo de recomendaciones para la contención del COVID-19 en los países donde trabaja. El objetivo pasa por mantener los más de 80 proyectos humanitarios que lleva a cabo en Latinoamérica y África, y prestar mayor apoyo a los sistemas de salud y población de riesgo, especialmente vulnerables en las comunidades empobrecidas.

“Nuestra prioridad es que las actuaciones no se vean comprometidas y seguir prestando ayuda a las comunidades más vulnerables, que serán sobre las que esta pandemia golpee con especial crudeza, por no hablar de las consecuencias económicas que vendrán después”, comenta el director general de Farmamundi, Joan Peris.

Lationamérica

Por ejemplo, en países como Guatemala,Perú, Ecuador o El Salvador “nuestros equipos están coordinados y en constante comunicación desde el inicio de la declaración del Estado de Calamidad Pública por parte del Gobierno”, comenta desde Farmamundi Guatemala su responsable, Giovanni Salazar. “Debemos mantener en la medida de lo posible la marcha de los proyectos y, sobre todo, que no se vea comprometido el acompañamiento a las comunidades más vulnerables”, señala.

La sensación de los responsables de esta ONG es otros países, como Ecuador, es más negativa: “esperamos que se logre controlar, ya que de darse algún caso en los pueblos indígenas sería fatal, pues no se cuenta con centros de salud equipados, y menos con medios de prevención frente a este virus”, explica desde Quito el responsable de Farmamundi en el país, Jorge Irazola.

En otros países, esta ONG y sus socios colaboradores alertan de las dificultades para cumplir con las medidas de higiene en zonas donde el agua “es un recurso limitado” y sobre las consecuencias añadidas que acarrea el aislamiento domiciliario al grave problema que ya tienen en los numerosos casos de violencia de género.

África y poblaciones de refugiados

La situación en el continente africano o en Oriente Medio no dista mucho de la de Latinoamérica.

En África, con 46 países afectados, el paso de los días va tiñendo el mapa de casos —ya se superan los 6.500 contagios y 260 fallecidos en el momento de elaboración de esta información— que podrían ser muchos más ante la falta de acceso a test. “En República Democrática del Congo (RDC), Uganda o Kenia ya han impuesto restricciones en el movimiento de la población, lo que hace peligrar el curso normal de los proyectos”, comenta la responsable de Acción Humanitaria en Farmamundi, Tania Montesinos.

Imagen (archivo) de una actuación sanitaria de Farmamundi en Dadaab (Kenia).
Campo de desplazados en Irak (foto Farmamundi)

Por último, esta ONG también constata su “especial preocupación” por la población refugiada y/o desplazada tanto en Palestina como en Siria e Irak. Mientras Gaza se encuentra bloqueada desde 2007 por Israel, lo que limita los recursos para hacer frente a la pandemia, en los campamentos cercanos a Damasco las precarias infraestructuras sanitarias, la falta de acceso a medios para la higiene y el desabastecimiento de medicamentos o alimentos -fruto de nueve años de conflicto- hacen especialmente vulnerables estos núcleos.

Pese a esta cantidad de actuaciones internacionales, las ONG farmacéuticas también están reforzando sus acciones a nivel nacional y los proyectos abiertos con población vulnerable española. Asimismo, también se están realizando donaciones de toneladas de material sanitario a actores humanitarios españoles.