Premios BiC
Alberto Cornejo Madrid | viernes, 01 de marzo de 2019 h |

El 2018 no pasará a la historia como un ejercicio ‘rompedor’ respecto a la evolución del mercado farmacéutico y de la facturación de las oficinas de farmacia. Según datos de IQVIA presentados en un workshop con periodistas, el mercado de oficina de farmacia —medicamentos y productos de autocuidado— mantuvo su (ligera) tendencia alcista de los últimos años al crecer un 2,2 por ciento en valores (1 por ciento en 2017) y 1 por ciento en unidades.

Incluso, de cara al futuro, las previsiones pasan por incrementos anuales del mercado de la prescripción en torno al 1 por ciento anual. Según destaca Concha Almarza, directora general de IQVIA, en la actualidad es más posible que las dinámicas de mercado y facturación de las boticas puedan verse más influenciadas (en su proporción) por cuestiones externas al sector —como puede ser la climatología— que por las propias políticas farmacéuticas, bien sea por la ausencia de nuevas medidas de calado o el agotamiento de las ya existentes (precios de referencia, etc.).

Para muestra, un botón: en 2018, el impacto de los nuevos lanzamientos en el mercado de prescripción no supone ni el 1 por ciento. “La innovación tiene muy poco peso y los precios mantienen un efecto de contención muy similar al de años anteriores”, concreta Almarza.

Facturación y ticket promedio

En lo que respecta a la facturación de las farmacias, se situó en una media de 896.000 euros en 2018, lo cual indica que “sigue poco a poco recuperando terreno”, valora Almarza.

La visión positiva —la que IQVIA invita a tener en cuenta— indica que la misma ha crecido un 5 por ciento desde 2013. La negativa diría que en el acumulado de la década aún se constata un decrecimiento en torno al 9 por ciento. El ticket promedio se sitúa en 24 euros. “Se mantiene el número de usuarios que entran en la farmacia y de media compran más”, apunta Miguel Martínez, su director de Offering, Data Supply and Client Services. En el ‘debe’ de las farmacias cabe apuntar la “abismal cantidad de referencias” que, a juicio de este experto, manejan de media las farmacias: en torno a 8.000.

En el desglose de la facturación de las farmacias, el mercado de prescripción supone en torno al 75 por ciento de la misma frente al 25 por ciento que depara el Consumer Health. Ahora bien, es en este segmento —que creció un 3 por ciento en 2018, aunque también da síntomas de estancamiento— el que más condicionado se ve por factores externos como la climatología variable.

Por ejemplo, la climatología adversa que se prolongó en el primer tramo 2018 repercutió positivamente en el subsegmento de OTC pero, por el contrario, la llegada tardía del calor impactó negativamente en el mercado del personal care. “Para el sector no es bueno depender de estos factores externos. Las estrategias de gestión no pueden diseñarse en función de una climatología cambiante. Por ejemplo, los stocks de cremas solares se compran en enero y febrero en función de unas previsiones que no siempre se cumplen”, apunta Almarza.

En el análisis de la facturación de las farmacias y el mercado de prescripción, y aun siendo ligeramente alcista, no conviene obviar un dato reflejado en el informe de IQVIA respecto al mercado hospitalario: el 83 por ciento de este mercado se concentra en pacientes externos y ambulantes que reciben su medicación en estos centros. Pues bien, desde IQVIA se apunta que gran parte de este porcentaje —en concreto, ciertos medicamentos DH y los DHSCP que se dispensan en los hospitales pero que podrían están en el canal farmacia— bien podría ser ‘facturable’ en las oficinas de farmacia y, por ende, aumentar sus cifras.