El Global Madrid | miércoles, 09 de mayo de 2018 h |

La detección, en un reducido lapso de tiempo, de personas con riesgo alto o muy alto de padecer diabetes reafirma el papel de la farmacia comunitaria en la detección precoz de esta enfermedad. Esta es una de las conclusiones principales extraídas de los resultados de la campaña para la detección de personas en riesgo alto de padecer diabetes y para la reducción del mismo, que se llevó a cabo el pasado mes de noviembre en farmacias de toda España. La campaña se desarrolló en dos fases: la primera se llevó a cabo en el marco del Día Mundial de la Diabetes y se centró en la detección precoz de personas en riesgo de padecer diabetes; y la segunda se focalizó en la mejora de la adherencia al tratamiento y detección de hipoglucemias en pacientes ya diagnosticados.

Dicha campaña fue promovida por la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac), junto con la Sociedad Española de Diabetes (SED), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SemFYC) y el apoyo de la Federación Española de Diabetes (FEDE), pues la diabetes es una enfermedad con una prevalencia que, en España, está por encima del 13 por ciento y más del 6 por ciento de las personas con diabetes está sin diagnosticar. Además, la iniciativa contó, en su primera fase, con la colaboración de Pharma Nord y DiaBalance.

En la campaña –desarrollada entre el 13 y el 17 de noviembre- participaron un total de 256 farmacéuticos de toda España, con una media de encuestas por profesional de 12,7, que determinaron el riesgo de diabetes en 3.528 usuarios sin diabetes y la detección de hipoglucemias en 2.697 personas con diabetes. El 37,18 por ciento de los usuarios encuestados tenía más de 64 años; el 25,67 por ciento entre 55 y 64 años; el 20,93 por ciento entre 45 y 54 años, y los menores de 45 años supusieron el 16,22 por ciento del total.

Los profesionales que participaron en la iniciativa detectaron un riesgo alto o muy alto de padecer diabetes hasta en 863 pacientes, lo que supone un 24,48 por ciento del total. De ellos, se derivó para su posible diagnóstico al médico a 387 personas, que suponen el 44,84 por ciento de los pacientes con riesgo alto o muy alto y el 10,99 por ciento del total de encuestados.

“Se trata de un dato contundente, que recalca la importancia de la comunicación interprofesional entre sanitarios y llama a abrir nuevas vías de comunicación entre profesionales de primaria y farmacéuticos, además de demostrar la importancia de llevar a cabo campañas multidisciplinares y el rol fundamental de la farmacia comunitaria para el cribado profesional”, explica José Antonio Fornos, coordinador del grupo de Diabetes de Sefac.

Para Ana Molinero, vicepresidenta de Sefac y responsable del Área Científica, “los farmacéuticos comunitarios demandan iniciativas de este tipo, que permiten llevar a cabo su labor asistencial de forma consensuada con profesionales de primaria y demostrar el papel del farmacéutico en la detección precoz de la enfermedad”.

En la campaña también se han medido los niveles de sobrepeso y obesidad de la población participante, que resultan factores de riesgo para padecer diabetes. Así, 2.529 pacientes (el 83,80 por ciento del total) presentaron sobrepeso u obesidad, con mayor incidencia entre los hombres (80,26 por ciento del total) que en las mujeres (67,33 por ciento). Un elevado número de usuarios presentó un perímetro de cintura por encima de los valores normales (81,48 por ciento en el caso de las mujeres y 79,85 por ciento en el de los hombres), a pesar de que el 64,54 por ciento de los hombres y el 62,02 por ciento de las mujeres manifestaron realizar ejercicio. De los pacientes encuestados, el 80,87 por ciento de las mujeres afirmó consumir diariamente frutas y verduras, frente a un 71,96 por ciento de pacientes masculinos.

Detección de hipoglucemias

En la segunda parte de la campaña se puso el foco en la mejora de la adherencia al tratamiento y la detección de hipoglucemias en pacientes ya diagnosticados. Los 256 farmacéuticos participantes encuestaron a un total de 2.697 personas con diabetes. El 65,07 por ciento de los pacientes afirmó saber qué es una hipoglucemia y casi la mitad (44,01 por cienot) cree haber sufrido bajada de azúcar en alguna ocasión. El 43,97 por ciento cree saber por qué se producen las hipoglucemias, y el 67,70 por ciento sabía qué hacer si sufriese un bajo nivel de glucosa en sangre. Sin embargo, sólo un tercio de los encuestados (29,37 por ciento) sabría qué hacer en el caso de que una persona estuviese inconsciente por hipoglucemia, lo que demuestra la importancia de su detección en farmacia comunitaria.

En opinión de Jesús C. Gómez, presidente de Sefac, “más de dos millones de personas entran a diario en las farmacias, lo que demuestra el rol del farmacéutico comunitario tanto en la detección de diabetes, una patología que requiere un abordaje multidisciplinar, como a la hora de asegurar una buena adherencia terapéutica”.

Anna Novials, presidenta de la SED, señala que “desde la SED estamos muy satisfechos con los resultados obtenidos en esta campaña de detección de la diabetes desde las farmacias comunitarias, ya que pone de relieve dos cosas importantes: por un lado, se evidencia una vez más el elevado número de casos de diabetes que están aún sin diagnosticar, con las consecuencias negativas para la salud que esto supone; y, por otro, se confirma que la prevención y abordaje temprano de esta enfermedad es tarea de todos los profesionales de la salud y que desde la colaboración interdisciplinar es posible hacer frente de una forma más eficaz a este problema”.

Asimismo, y tal y como indica Flora López, coordinadora del Grupo de Trabajo de Diabetes Mellitus de Semergen, “el abordaje de las personas con diabetes ha de ser multidisciplinar y ha de comprometer a todos los profesionales que tienen contacto con ellas. El farmacéutico es un profesional que, por sus conocimientos, ubicación y fácil acceso, puede colaborar de forma importante en el diagnóstico precoz de la diabetes, así como en la detección de personas con dificultades para realizar una correcta adherencia terapéutica. Ayudar a que las personas con riesgo de sufrir hipoglucemias y su entorno sean capaces de detectar hipoglucemias y como resolverlas, es un trabajo de todos los profesionales que tratan a las personas con diabetes”.

Según Andoni Lorenzo, presidente de FEDE, “esta iniciativa ha demostrado, una vez más, el trabajo que queda por hacer para lograr que no haya ninguna persona con diabetes sin diagnosticar en España. En este sentido, desde FEDE creemos firmemente que los profesionales farmacéuticos deben seguir siendo nuestros aliados para lograrlo, por sus conocimientos, experiencia y cercanía al paciente”.