La innovación es un campo que no para de crecer, avanzar y dar frutos. Y es que todos los días hay innovaciones, medicamentos y tratamientos mejorados. Por ello, es importante que los profesionales estén al corriente de los cambios y novedades. De ello tratará la Jornada de Innovación, que celebrará el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) el próximo 26 de mayo.

Se trata de una acto gratuito y coordinado por las Vocalías Nacionales de Docencia e Investigación, Farmacia Hospitalaria e Industria. Los antibióticos y antibacterianos, la terapia cardiovascular, la innovación incremental, la farmacovigilancia o los medicamentos biológicos son algunas de las temáticas que abordará la jornada.

El vocal nacional de Docencia e Investigación, Francisco Zaragozá, estará a cargo de la conferencia de clausura, en la que expondrá los “medicamentos que salvan vidas”. En conversación con El Global, Zaragozá ha avanzado que tienen “buenas expectativas y esperanzas depositadas en esta jornada”. “Está la terapéutica caliente con las innovaciones que hay y que se prevén”, ha señalado Zaragozá.

Pregunta. ¿Cuál es el panorama futuro de la innovación y el desarrollo de nuevos medicamentos?

Respuesta. El futuro se dirige hacia unas terapias que a día de hoy las llamamos complejas, como las terapias avanzadas, biopsia líquida, el ARN… que presentan muchas expectativas. Por ahí es por donde vamos. El 40 por ciento de solitudes recibidas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) son terapias de este tipo.

P. ¿Qué retos hay en la producción y comercialización?

R. Siempre digo que esto no se trata solo de un problema sanitario, sino sociosanitario. Porque los medicamentos son cada vez más caros. Por otro lado, está la pregunta: ¿Y van a estar al alcance de todo el mundo? Esperemos que sí. Se plantea un reparto presupuestario para Sanidad. Hay que prestarle más atención a la salud, primero partiendo de ese reparto presupuestario y, segundo, intentando aproximar estos medicamentos a una realidad alcanzable. Por ejemplo, todos los medicamentos de Hepatitis C eran carísimos e, inicialmente. no se sabía cómo se iban a financiar. Pero entonces se dató prácticamente a todos los pacientes, se salvaron muchísimas vidas, porque daban un resultado del 95 por ciento de curación, y prácticamente la Hepatitis C ya se ha desterrado. Entonces, tenemos que ver que esto, a medio plazo, supone un ahorro. Hay que ver el medicamento como una inversión más que como un gasto. Si erradicamos enfermedades gracias a estos medicamentos, se nota un impacto inmediato en los presupuestos.

“Hay que ver el medicamento como una inversión más que como un gasto

P. Uno de los problemas es el acceso. ¿Qué medicamentos cuesta más ver en las farmacias?

R. Los medicamentos caros. Los oncológicos es normal que estén en los hospitales, pero hay otros, como inmunosupresores, que podrían estar en las oficinas de farmacia directamente. No hay por qué obligar al paciente que vaya al hospital a buscar el medicamento. Un paciente inmunodeprimido, si va a un hospital, va a un medio hostil y puede adquirir cualquier bacteria. Y, precisamente, un paciente inmunodeprimido necesita su farmacia. Además, pensemos en un paciente del medio rural: esto evitaría desplazamientos inútiles.

“No hay por qué obligar al paciente que vaya al hospital a buscar el medicamento”

Solamente con el desmontaje de algunas estructuras que están puestas en el hospital ya habría un ahorro considerable. De modo que habría que estudiar casos concretos que podrían estar perfectamente en las farmacias en vez de estar en el hospital. Se descargaría trabajo en el hospital y se beneficiaría, sobre todo, al paciente.

P. ¿Cómo contribuye el farmacéutico a que el paciente se sienta más cómodo?

R. De hecho, lo está haciendo diariamente porque el farmacéutico controla la medicación y los pacientes acuden con dudas y preguntas sobre los medicamentos, incompatibilidades, reacciones adversas… En el caso de que haya alguna complejidad este le derivará a su médico de Atención Primaria porque también los médicos tendrán que estar enterados de esta terapéutica, aunque se administre inicialmente en el hospital.

P. Es importante que el farmacéutico esté en continuo aprendizaje. ¿Qué tipo de formación requiere?

R. Desde el Consejo General ofrecemos una formación continuada de orden. Estamos terminando de escribir ya los capítulos correspondientes, pero yo abogo por lo que estamos haciendo, por ejemplo, en Alcalá. Dentro del programa de farmacología y farmacoterapia explicamos estos productos e impartimos criterios para asimilar los nuevos que, mes a mes, estén irrumpiendo en terapéutica. Y ahí es donde hay que sembrar. A la vez, farmacéuticos y médicos deben estar al tanto de este tipo de innovaciones, porque es su obligación y el paciente se lo agradecerá.

El saber no ocupa lugar y es por eso por lo que pretendemos hacer estas jornadas de innovación, que siempre aproximan a cualquier profesional de la salud a una realidad de lo que está ocurriendo en el momento actual. Lo que procuramos transmitir es, sobre todo, cierto optimismo. Habrá que buscar maneras para que el paciente tenga acceso a estas terapias innovadoras, aunque inicialmente sean caras, porque resuelven problemas de verdad: salvan vidas.