El Global Madrid | viernes, 14 de julio de 2017 h |

Aunque el control de la alimentación, apostando por una nutrición saludable, no debe entender de épocas o momentos y sí por la continuidad a lo largo del año, es irrefutable que son muchos los ciudadanos que ahora en verano intentan ‘recuperar’ ese control no llevado con anterioridad.

Es ahí cuando surge ese concepto tan conocido como peligroso que son las “dietas milagro”. Según el grupo GREP-AEDN (Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas), puede considerar una “dieta milagro”, y por ende desconfiar de ella cuando haga afirmaciones tales como: prometer resultados “rápidos” y “mágicos”; prohibir el consumo de un alimento o grupo de alimentos; discernir entre alimentos “buenos” o “malos”; exagerar la realidad científica de un nutriente y aconsejan productos dietéticos con propiedades extraordinarias. Todo ello envuelto con historias o testimonios para aportar credibilidad que contradicen a sanitarios de reputación reconocida.

Las dietas milagro deben tener —y tienen— un enemigo en la oficina de farmacia, donde el paciente sí puede obtener un asesoramiento profesional y personalizado para perder peso de forma saludable. Una de esas herramientas a disposición de profesionales y pacientes en este objetivo es TCuida, un servicio de asesoramiento nutricional que Grupo Cofares pone a disposición de las farmacias para que éstas a su vez puedan ofrecerlo a sus usuarios.

A través del método TCuida, el farmacéutico puede ofrecer al paciente la implementación de una dieta equilibrada y saludable, para cuyo seguimiento podrá apoyarse en un equipo de profesionales integrados en el servicio TCuida. En la primera consulta, el nutricionista realiza un análisis completo; medición de tu IMC, masa grasa, metabolismo basal, retención de líquidos… Ello contribuirá a obtener un diagnóstico personalizado, para posteriormente fijar “en consenso con el paciente” los objetivos y pautar los pasos (alimenticios y de práctica de ejercicio moderado) para alcanzarlo. El seguimiento se completa con consultas periódicas.

Según se destaca desde TCuida, el usuario debe tener claro que la pérdida de peso no debe entenderse como un “sprint”, siendo preferible considerarlo “el inicio de la modificación de hábitos”.