Premios BiC

“Siempre podré abrir una farmacia en Navarra”. Con esta frase bien se podría jugar a “que levante la mano…” quien no la haya escuchado alguna vez en alguna conversación o corrillo informal entre farmacéuticos. Una posibilidad amparada por una normativa más laxa —pero regulada, no conviene obviar— para la apertura de nuevas boticas, al regirse por criterios de mínimos (frente al modelo nacional de máximos y adjudicaciones por convocatorias públicas periódicas).

Sin embargo, el hecho de que en Navarra se permitan las aperturas por autorización, no concurso, cumpliendo una serie de requisitos como asegurar una distancia mínima (250 metros) con otro establecimiento ya existente, genera actualmente un panorama comparable al de ciertas playas españolas en los veranos pre-COVID: apenas quedan huecos libres donde situarse.


“Abrir una farmacia ahora en Navarra puede ser un salto al vacío; antes ese salto era más seguro”, expuso en un webinar de Farmaconsulting Marta Galipienzo, presidenta del COF regional, en alusión a ese posible ‘sobreexceso’ de boticas que repercute en la renatbilidad. La representante colegial recordó que la mayoría de farmacias VEC en esta región “no hay que buscarlas en entornos rurales, sino en ciudades grandes o barrios de nueva construcción”.

El “dorado”: 500.000 euros de facturación

En este mismo encuentro, Iñigo Aguirrezábal, director gerente de la cooperativa local Nafarco, recordó que el “dorado” para un titular navarro pasaría por sobrepasar los 500.000 euros anuales de facturación (lo cual consigue menos de un tercio de la red). ¿La realidad? “En una nueva apertura, lo lógico es situarse entre los 250.000 y 300.000 euros, esto último sería ya un éxito”, apuntó. Cabe recordar que una farmacia considerada oficialmente inviable —merecedora de las ‘ayudas’ VEC— no supera los 200.000 euros de venta pública anual al SNS.

Con este escenario, y tal como se puso de manifiesto en este webinar de Farmaconsulting, la mejor opción para ser titular en Navarra pasa por el traspaso (compra) de una farmacia ya en funcionamiento, en detrimento por empezar “de cero” con una nueva apertura. “Más de 2/3 partes del espacio está ocupado; apenas quedan huecos libres”, apuntó Aguirrezabal.

Por su parte, diversos representantes de Farmaconsulting expusieron las peculiaridades que también presenta el perfil del inversor en Navarra frente a otras zonas del país. Por ejemplo, la media de edad de un posible comprador de farmacia en Navarra se sitúa entre los 40 y 50 años, cuando la media nacional está entre 30 y 40 años”, se apuntó como un ejemplo diferenciador desde esta asesoría especializada en la compraventa de boticas.