Alberto Cornejo Madrid | viernes, 13 de julio de 2018 h |

En España, en torno a 5.000 oficinas de farmacias (en torno al 25 por ciento de la red nacional) forman parte de algún tipo de agrupación. La mayoría de ellas, en torno a 3.000 establecimientos, lo hacen a través de su participación en alguna plataforma de compras pero sin ningún tipo de pertenencia. El resto, en torno a 2.000, sí se integran en agrupaciones con grado de pertenencia: imagen común, disciplina en los acuerdos, etc.

En lo que respecta a las agrupaciones con nivel de pertenencia, la cifra de ellas es baja en comparación con Europa, donde sí hay mayor presencia de estos modelos asociativos. Todo ello a pesar de que “las agrupaciones son una alternativa necesaria para las farmacias”, como así expuso Luis de la Fuente, socio director de Mediformplus, durante la reciente celebración en Madrid del VII networking de esta consultora.

Pese a destacar su importancia, este experto realizó un diagnóstico de los ‘males’ que afectan a estas agrupaciones en España y que pasarían, entre otros, por “la falta de disciplina en los acuerdos firmados por las farmacias miembro, la ausencia de visión de sell out, así como la falta de objetivos comunes o de transparencia hacia la industria farmacéutica”, enumeró De la Fuente.

El quid pro quo entre grupos de farmacias e industria no se potencia como debiera en la red nacional. “No hay planes específicos para los grupos; con pequeñas diferencias, el laboratorio ofrece la misma oferta comercial al grupo que a una farmacia, cuando a las compañías les interesarían aquellas agrupaciones con alto grado de pertenencia e implicación, donde 1+1 es más que 2”, detalló el director de Mediformplus.

Por el extremo de las farmacias, la actitud para revertir la situación pasa, a su juicio, porque “cada titular que forme parte de un grupo debe convencerse que debe ceder parte de su gestión en aras del beneficio general y de su propia farmacia”. Se trata de una suerte de dar para recibir ya que a su vez “el titular debe exigir resultados de esa estrategia común y trazabilidad al grupo”, expuso en este encuentro que entró en detalles en aspectos como el sell out.

Sobre ello habló Nacho Martí, gerente de Aporta+, un grupo de farmacias que lleva por bandera “la obsesión por el sell out”, recordó. “Un acuerdo entre la farmacia y la industria no tiene sentido si no se centra en cómo conseguir vender más”, indicó Martí. De igual manera que se había pronunciado De la Fuente, también defendió que “un grupo de farmacias debe contar con un plan de marketing general”.