Con el objetivo de ser una herramienta de apoyo para profesionales sanitarios que desarrollen su labor asistencial en unidades de críticos, la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) ha lanzado la aplicación ‘Guía de Validación farmacéutica de medicamentos en UCI’. En ella se alojan una serie de recomendaciones orientativas ligadas a la prescripción, preparación y administración de los fármacos en estas unidades.

Meri Martín, farmacéutica hospitalaria coordinadora del grupo de trabajo “Farmacéuticos de Medicina Intensiva y Pacientes Críticos” (FARMIC) de la SEFH, recalca que la elaboración de esta guía, “surge a raíz de las dudas que nos hemos ido planteando los farmacéuticos a la hora de validar, preparar o administrar la terapia intravenosa en el paciente crítico”. Además, añade que el fin es “garantizar un uso adecuado y potenciar la seguridad en el manejo de los fármacos administrados en perfusión intravenosa en UCI donde se emplean dosis específicas o dispositivos concretos (jeringas o bombas de infusión inteligente)”.

Enfoque y desarrollo de la App

Por su parte, Marta Valera, también farmacéutica hospitalaria del grupo FARMIC y coordinadora de este proyecto, destaca que, “el diseño de la App vino condicionada por el formato de la base de datos que se estructuró inicialmente”. “El grupo de trabajo compuesto por 19 farmacéuticos, tanto miembros del grupo coordinador FARMIC como miembros adheridos, determinó en un primer momento una serie de 32 fármacos íntimamente relacionados con el uso habitual y/o característico en unidades de cuidados intensivos y se clasificaron por grupo terapéutico”, indica.

En esta línea, asegura que de cada uno de ellos se hizo una búsqueda bibliográfica exhaustiva con objeto de obtener la información más precisa acerca de aspectos tales como la posología habitual, formas de administración, ajuste de dosis en situaciones especiales, posibilidad de terapia secuencial, compatibilidades o la estabilidad fisicoquímica. “La dificultad principal a la hora de seleccionar este tipo de información para nuestra base de datos es que en múltiples ocasiones se encuentran datos contradictorios para lo que se terminaba debatiendo y consensuando con el resto de los miembros del grupo de trabajo e incluso, en ocasiones, tras consultar a otros profesionales sobre la práctica habitual de distintas UCIs”, señala.

Asimismo, Valera sostiene que “especial atención merecen los datos incluidos en relación con las jeringas y bombas de infusión inteligentes, un aspecto de la administración de medicamentos que históricamente se ha echado en falta en otras apps o bases de datos de consulta de los farmacéuticos de hospital y que constituye indudablemente el punto fuerte de esta App”.

Finalmente, Amaia Egues, farmacéutica hospitalaria del grupo FARMIC y también coordinadora de la App, resalta la comunicación con el equipo de desarrollo que ha sido fundamental para el diseño final del proyecto, ya que ha permitido una colaboración fluida y abierta a cambios. “El contenido fue entregado a la empresa que activó una primera versión beta, que fue revisada y testada por los miembros del grupo, procediéndose a la corrección de errores e implantación de mejoras tras revisar la facilidad de manejo de la App”, concluye.


También te puede interesar…