La Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE) defiende que sería conveniente que los farmacéuticos pudieran dispensar alternativas de sustitución en el caso de problemas de abastecimiento de ciertos medicamentos. Argumentan que esta posibilidad debería estar recogida en la nueva Ley de Garantías y Uso Racional del Medicamento, más conocida como Ley del Medicamento. «En la situación actual si ese derecho fuese reconocido por ley más de la mitad de los desabastecimientos del mercado podrían evitarse», afirman desde la patronal.

Según la última relación de medicamentos que publica la Agencia Española del Medicamento y Productos sanitarios (AEMPS) de principios de diciembre, hay más de 600 medicamentos desabastecidos por diversas causas. Para algo más de la mitad de todos ellos existe la posibilidad de sustitución por el farmacéutico, si esta función estuviera amparada por la ley, recuerda FEFE. Por ello, ante la reforma de la Ley del Medicamento impulsada por César Hernández, la patronal pide que se incluya en la norma esta facultad por parte del farmacéutico.

FEFE defiende que «se profundice en un verdadero derecho de sustitución referido a formas farmacéuticas que contengan el mismo principio activo o, incluso a principios activos de igual actividad terapéutica en los medicamentos sin receta». De esta manera, si este derecho fuese reconocido en el texto legal, «más de la mitad de los desabastecimientos del mercado podrían evitarse». Por ahora, la opción de que el profesional pueda ofrecer una alternativa terapéutica frente al producto desabastecido se limita a contadas excepciones.

Excepciones de la AEMPS

Hace pocas semanas, la AEMPS autorizó la dispensación excepcional de medicamentos con Amoxicilina. La Agencia habilita de esta manera a los farmacéuticos posibles alternativas que permitan garantizar el tratamiento de los pacientes en caso de necesidad y por ausencia del medicamento prescrito. Una prerrogativa que FEFE aplaude y pone como ejemplo para su propuesta de futura inclusión en la Ley del Medicamento, que por ahora sólo contempla la sustitución «por razón de precio, pero no constituye un verdadero derecho como ocurre en bastantes Estados de la Unión Europea”, señalan.

Otras propuestas de FEFE

Esta propuesta se une a otras demandas de la patronal, como ya hemos recogido en EG. Reclaman asimilar las farmacias a un centro sanitario de baja complejidad. Considerar a la oficina de farmacia como un establecimiento en lugar de centro sanitario supone un freno para prestar más servicios, ya que su objetivo es mantener y aumentar las funciones propias de los profesionales. Es el caso de los cribados, pruebas rápidas sencillas, nutrición o servicios analíticos de salud. También la posibilidad de acceder al historial del paciente, impulsando su integración en los servicios de atención primaria.

Otra petición es la disminución del número de guardias, que recaen especialmente en el medio rural, y fomentar la remuneración de las mismas. Otro objetivo es recuperar la dispensación de medicamentos de diagnóstico hospitalario y así acceder al tratamiento desde la farmacia sin pasar por el hospital.


También te puede interesar…