Premios BiC

Recién superado el umbral de los cien días desde que en España tuvieran lugar las primeras alertas y medidas en torno a la pandemia del coronavirus, la presidenta de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), Olga Delgado, hace balance en esta entrevista con EG de la adaptación de los Servicios de Farmacia a esta crisis sanitaria, asi como de las implicaciones que ha acarreado.

Pregunta. Tanto en su condición de profesional sanitario, como en la de ciudadana, ¿qué valoración general hace de todo lo que está aconteciendo?

Respuesta. Desde luego, a nivel sanitario ha sido una situación crítica; se ha puesto al límite al sistema sanitario. Es ahí donde veo el mayor impacto. Y desde el punto de vista social, lo estamos viviendo todos: es una situación inédita. Que afecta a todo y todos. Pero, por otra parte, esta crisis nos ha puesto a prueba a todos y hemos demostrado una gran unión y versatilidad de todos los profesionales sanitarios.

P. Dice que esta crisis “ha llevado al límite” a nuestro SNS. Entiendo que también, por ende, a todos los niveles asistenciales, como es la Farmacia Hospitalaria, ¿no?

R. Hemos vivido situaciones insólitas. En especial, en el área de la gestión de medicamentos, que ha sido muy compleja. De partida, nos hemos encontrado con un virus que no tenía tratamiento. Estábamos acostumbrados a que todo lo que afrontamos (enfermedades) tuviese su remedio farmacológico. En esta pandemia todo era incertidumbre. A ello se añadió la falta de disponibilidad de medicamentos críticos, teniendo que hacer malabarismos junto con la industria para disponer de existencias suficientes de medicamentos básicos. Tampoco podemos olvidar las cuestiones logísticas, de reordenación de los servicios, de potenciar nuevas alternativas como la atención en domicilios.

P. Respecto a esa gestión integral de medicamentos, ¿esta crisis deja lecciones de cara a posibles futuras nuevas pandemias o réplicas?

R. Sí, deja claro la necesidad de establecer planes de contingencia. No estábamos acostumbrados a que nos faltaran medicamentos muy básicos. Estábamos acostumbrados a desabastecimientos puntuales de presentaciones que cuesta trabajo revertir. Pero no tener medicamentos esenciales para pacientes críticos te lleva a una situación límite. Se han solucionado estas situaciones mirando solo el “día a día” y adaptándonos a lo que se tenía en cada momento.

P. La SEFH ha puesto en marcha el Registro Español de Resultados de la Farmacoterapia frente a la Covid-19 (RERFAR COVID-19). ¿El objetivo es ir teniendo certezas en torno a esta enfermedad? ¿Ya hay algunas conclusiones?

R. El registro ya tiene incluidos más de 2.500 pacientes y se ha puesto en marcha a propuesta de los propios Servicios de Farmacia, y, en particular, del investigador Jesús Sierra. De forma paralela, hay otros ensayos que nos darán mucha más certeza. El objetivo es conocer qué hemos conseguido con los tratamientos que hemos empleado frente a la Covid-19, los resultados particulares de cada tratamiento y la comparación entre ellos. Ya estamos obteniendo los primeros resultados de la investigación. Pero de momento el poder estadístico es escaso y no son aún los suficientemente sólidos para hablar de ellos.

P. Hablemos de la reordenación ‘obligada’ de los Servicios de Farmacia. Si algo destaca es lo referente a la atención a pacientes externos, al apostar por la Telefarmacia y el envío de los tratamientos a sus domicilios.

R. Era necesario evitar que los pacientes no ingresados acudiesen a los hospitales y apostar por la atención farmacéutica vía telemática. Esta adaptación no solo ha sido de la Farmacia Hospitalaria, también de otras Unidades de estos centros. El objetivo es que el paciente se mantenga en casa. Cada CC.AA tiene su modelo para llevarlo a cabo: son entregados por los propios miembros del Servicio, por voluntarios, a través de las farmacias comunitarias…

P. ¿Cree que herramientas así, aunque impulsadas en un contexto de urgencia o necesidad, han venido para quedarse más allá de esta crisis?

R. La Telemedicina y la Telefarmacia han venido para quedarse, sin duda. Esta crisis nos ha demostrado que son servicios que se pueden ofrecer y que los propios pacientes son receptivos; lo reciben positiviamente. Son herramientas de gran utilidad tanto para los profesionales como para los propios centros asistenciales. El hecho de no recibir en el hospital al mismo grueso de pacientes permite reorganizar las consultas, atender presencialmente a aquellos que lo necesiten y de forma telemática a otros. En la SEFH apostamos por tener un contacto más telémático con aquellos pacientes que sean candidatos a ello.

P. La SEFH ha sido crítica con algunas de las decisiones que ha ido tomando Sanidad en torno al aprovechamiento en esta crisis de los profesionales en formación: renovaciones, contrataciones temporales, etc.  ¿Satisfechos con las rectificaciones que se han ido haciendo? ¿O el FIR sigue agraviado respecto a otras especialidades?

R. En muchas de estas decisiones tomadas por el Ministerio, el problema original ha sido generado por el propio lenguaje empleado en las Órdenes. Por ejemplo, se ha venido hablando de “facultativos” y es cierto que ese concepto tiende a asociarse a los médicos, al MIR. Se luchó para que no fuesen solo esas especialidades y el Ministerio reconociera a incluyera el resto. Con esa rectificación por la cual se contemplaban todas las especialidades nos sentimos satisfechos y reconocidos.