Premios BiC

En lo que respecta a que las farmacias asuman nuevas funciones asistenciales —en especial tras la irrupción de la COVID-19— una cosa (ya de por sí negativa) es viajar en el vagón de cola… Y otra distinta (añadida) es viajar sola en el vagón de cola. Esa es la situación que puede sufrir España (a la que le llevan sus Administraciones) respecto a cuestiones como la implicación de las farmacias en test de cribado y detección de COVID-19, o la vacunación frente a la gripe en estos establecimientos para aumentar las coberturas poblacionales. España corre el riesgo de quedarse ‘sola’ con su posición firme, de rechazo, en ambas cuestiones.

Por ejemplo, mientras que el Ministerio de Sanidad sigue considerando que las farmacias nacionales no pueden garantizar la calidad en la realización de test rápidos de detección de COVID —la ‘tecnica’ no es fácil, indicó recientemente Fernando Simón como respuesta a la petición de Comunidad de Madrid—, Francia acaba de anunciar que sus boticas podrán realizar test de antígenos dentro de la estrategia del Gobierno de la República. Así lo ha refrendado el propio presidente de Francia, Enmanuel Macron, en una entrevista televisiva.

Según concreta el medio especializado Le Quotidien Du Pharmacien, se prevé que las farmacias galas puedan comenzar a realizar test de antígenos a mediados de noviembre. Todavía queda pendiente de que la Autoridad Sanitaria Nacional (HAS, por sus siglas en francés) publique la normativa que sustente esta nueva función, así como la fijación de la retribución por realizar estas pruebas y el listado de test validados ‘oficialmente’ por el Gobierno por su alta sensibilidad. En principio, la realización de test en las farmacias galas quedará reservada para pacientes sintomáticos.

Test y vacunación: se ensancha la distancia

cruz farmacia vacunación

Mientras, la profesión farmacéutica española asiste con decepción a este ensanchamiento de las diferencias en su rol respecto a los compañeros internacionales. “No es un salto sin red. Países como Francia, Portugal, Australia o Canadá, con sistemas de salud de los más consolidados en el mundo, han recurrido a su red de farmacias para hacer pruebas serológicas o de antígeno a la población, incrementando así sus posibilidades de detección del virus”, denuncian desde el COF de Madrid.

En este sentido, tras una consulta previa realizada, el COFM ha informado que ha recibido la contestación de la Aemps en la que se le confirma que “en estos momentos, no está autorizada la dispensación de este tipo de test”. “Continuamos pensando que la red de farmacias es un activo estratégico para frenar la cadena de contagios y ofrecer a la población una mayor certidumbre (…) Seguiremos tendiendo nuestra mano a la Administarción”, indican desde la corporación madrileña. Cabe recordar que, desde su representatividad nacional, el Consejo General de Farmacéuticos también ha reclamado oficialmente que las farmacias puedan disponer y realizar vacunación frente a gripe y test rápidos.

Si respecto a la realización de test de COVID-19 en farmacias se están dando los primeros pasos en el espectro internacional, respecto a la vacunación frente a gripe en farmacias los ejemplos vienen de mucho tiempo atrás. Muchos de ellos se han sumado en esta campaña en la que coinciden por primera vez gripe y COVID-19 y ello hace más necesario aumentar las coberturas apoyándose en nuevos puntos de inmunización.

Italia también pilotará la vacunación en farmacias

Así lo ha entendido Alemania, que pilotará por primera vez este servicio en farmacias esta temporada… Y ahora se acaba de sumar Italia. Ello deja a España en una situación de soledad respecto a los países del entorno continental, dado que la vacunación en farmacias ya está asentada en Portugal, Francia, Reino Unido… (ver gráfico).

Mapa servicio de vacunación antigripal en farmacias en Europa (infografía del COF de Valencia)

Respecto a Italia, será en la región de Lazio donde se lleve a cabo una primera experiencia piloto con sus farmacias en esta campaña. La Administración regional ha distribuido cerca de 100.000 dosis a cerca de 400 farmacias que podrán dispensarlas y administrarlas si sus profesionales se han formado previamente para ello. Eso sí, en esta primera experiencia, solo podrán vacunar a adultos entre 18 y 59 años.

“Con esta medida, Italia se acerca a Europa”, ha indicado el presidente de la región de Lazio, Nicola Zingaretti. Y, mientras, España se aleja un poco más. Con el riesgo en el horizonte de quedarse ‘sola’.