Para dar una atención farmacéutica adecuada, la humanización es crucial. Y es que el farmacéutico, como profesional sanitario, tiene que desarrollar las llamadas competencias relacionales que tienen que ver con las habilidades comunicacionales, la entrevista la escucha activa, la empatía, etc. Todas ellas, características comunes de la humanización.

“Los farmacéuticos no solo compartimos estos valores, sino que el factor humano es inherente en cada una de nuestras actuaciones como profesionales sanitarios. Tiene que ver con las habilidades de comunicación, con la escucha activa, la empatía y la formación”. Así lo indicó Luis González Díez, presidente en funciones del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), durante la presentación de la mesa ‘Humanización desde la farmacia. ¿Qué demandan los pacientes?’ celebrada este 23 de marzo, segundo día de Infarma 2022.

“El factor humano es inherente en cada una de las actuaciones de los farmacéuticos como profesionales sanitarios”

Luis González, presidente en funciones del COFM

Para González, la atención primaria es la farmacia. Como argumento, señaló que la farmacia es, en muchas ocasiones, “la única autoridad sanitaria” en las zonas rurales, donde “ya no quedan centros de salud y los pacientes tienen que desplazarse”. “La farmacia son todo facilidades”, aseguró el actual presidente del COFM.

Personalizar la atención

Por su parte, Julio Zarco, subdirector gerente en Hospital Clínico San Carlos de Madrid, definió la humanización como una “forma de entender al paciente y a su entorno“. “Es personalizar la atención, es acompañar al paciente cuando más vulnerable está. Tiene que ver con las actitudes y aptitudes de los profesionales que los atienden”, aseveró.

Rosalía Gozalo, vocal en funciones de Dermofarmacia y Productos Sanitarios del COFM y candidata para presidir el COFM, también hizo hincapié en entender al paciente como persona. “Tenemos que ir más allá, hacia esas dotes de sensibilidad, escucha, compromiso… Entender la circunstancias de la persona y no solo de su enfermedad o tratamiento”, indicó.

“Los farmacéuticos no solo debemos trabajar hacia la excelencia técnica, sino también hacia la excelencia humana“, declaró Gozalo. Por ello, destacó aspectos en la oficina de farmacia que ayudan a mejorar la humanización de la asistencia sanitaria, como la atención centrada en la persona o una buena calidad en el trato, “contribuyendo a que el paciente tenga una actitud activa, positiva e informada de la gestión de su enfermedad, lo que le aporta seguridad y confianza”.

“Los farmacéuticos no solo debemos trabajar hacia la excelencia técnica, sino también hacia la excelencia humana”

Rosalía Gozalo, candidata para presidir el COFM

Sin embargo, Gozalo mencionó una serie de barreras que actualmente impide la humanización. Entre otras, destacó la burocracia, la falta de coordinación entre los profesionales, el estrés del farmacéutico y la tecnología, con la que se corre el riesgo de que se mecanicen las relaciones y la comunicación con el paciente sea inadecuada.

Competencias del farmacéutico

Dentro de las dimensiones de la humanización, es importante trabajar las áreas competenciales de actitudes. Durante su intervención, Zarco señaló que “el mapa de competencias del farmacéutico comunitario establece de una manera muy definida la competencia transversal de la atención farmacéutica” y recalcó que esas competencias son “esenciales para una adecuada atención farmacéutica”.

Asimismo, el doctor mencionó la importancia de ayudar al farmacéutico en el diseño de procesos organizacionales que personalicen lo más posible la atención e incluso el rediseño de los espacios de las farmacias para generar más espacios humanizados”.

“El farmacéutico, como profesional sanitario, que además gestiona un establecimiento sanitario, tiene que tener los mismos principios del humanismo sociosanitario, iguales que los de un médico o un enfermero”, manifestó Zarco.

Por su parte, Andoni Lorenzo, presidente del Foro Español de Pacientes, afirmó que la protección de la población ha sido el objetivo durante la pandemia. “Los pacientes hemos visto que la farmacia ha sido una de las estructuras que mejor se ha comportado. Ha habido áreas que se han visto colapsadas, pero la farmacia ha estado desde el primer día abierta y operativa”, explicó. Por ello, insistió en que “la farmacia debe tener un reconocimiento como un agente más de la Sanidad en España y debe tener mayor protagonismo en el sistema sanitario“.

Lorenzo recordó que, durante el confinamiento, la primera vez que hizo una cola en la farmacia fue en ese momento y valoró “el papel del farmacéutico porque desde el minuto estaba ahí, aplicando las normas sanitarias para evitar el contagio”. “Los farmacéuticos siempre han estado de cara al paciente y siempre cuidando y mimando de manera individual“, concluyó.