Alberto Cornejo Madrid | viernes, 16 de marzo de 2018 h |

Cuando la organización de Infarma Madrid 2018 escogió al seleccionador nacional de baloncesto, Sergio Scariolo, para impartir la conferencia inaugural, sabía que muchos de los criterios que lleva a la práctica este entrenador podrían ser perfectamente aplicables a la gestión de equipos en el sector farmacéutico.

Por si aún había dudosos, el propio seleccionador expuso más similitudes entre su labor al frente de la ÑBA y esa “disciplina tan rigurosa” como ve Scariolo la Farmacia. En ambos casos, “hay que coordinar el talento, el esfuerzo y sacar al máximo rendimiento posible a un grupo de personas dentro de un entorno de competencia”, apuntó a los asistentes.

Respecto a sus consejos de ‘Oro’, recordó que “hay que entender las características del grupo que hay que gestionar”, sugirió. Otra premisa de partida es desterrar el ‘divide et impera’: “ese camino no lleva a ninguna parte”.

Scariolo recordó que en la gestión de un grupo suele surgir el debate sobre si ‘pesa’ más el conocimiento técnico o lo denominado como “mano izquierda”. Aunque ambas cuestiones son complementarias, prioriza lo primero: “hay que ser una referencia creíble en lo técnico (profesional)”. Y matiza: “sin el conocimiento en la materia no vas a ningún lado; pero hay que llevarlo a la práctica”.