Premios Fundamed

En condiciones normales, del IX Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios se tendría que hablar en pasado. Bilbao tendría que haber acogido esta edición los pasados 21, 22 y 23 de mayo. Sin embargo, la irrupción —y expansión— de la pandemia de la COVID-19 obligó, como tantos otros eventos profesionales, a su aplazamiento (hasta noviembre, aún presencial). Pero, finalmente, el interés por “preservar la salud de los congresistas” y la incertidumbre que aún rodea a esta crisis sanitaria propició que la organización optase por una edición online que tendrá lugar del 19 al 22 de octubre. No obstante, la ilusión y objetivos se mantienen intactos (o redoblados), como confirma la presidenta del Comité organizador, Sonia Saénz de Buruaga —también presidenta de Sefac Euskadi— en esta entrevista con EG.

Pregunta. Aunque se intentó apurar las opciones de su celebración presencial, entiendo que la decisión de celebrar una edición online era, si no obligada, necesaria y lógica.

Respuesta. Era lógico y obligado asegurar la salud de nuestros compañeros farmacéuticos, más aún al estar en primera línea de la atención sanitaria. O no lo hacíamos… O lo teníamos que modificar. Pero nunca nos hemos planteado su suspensión, porque es el congreso que aúna a los farmacéuticos comunitarios. Lo hemos tomado como un reto. Como dice el lema, “haciendo lo difícil consigues lo imposible”. Y, casualidades de la vida, va a ser el único congreso científico que se celebre este 2020. Si los farmacéuticos comunitarios estamos acostumbrados a adaptarnos a las circunstancias, también debe hacerlo la sociedad científica que nos representa.

“Teníamos claro que la covid-19 nos obligaba a modificar el congreso. pero nunca nos hemos planteado su suspensión porque es el congreso que aúna a los farmacéuticos comunitarios”

P. ¿Qué supone, a efectos organizativos y preparativos de un encuentro así, un cambio tan drástico como éste: pasar de un formato físico a uno virtual?

R. Hemos tenido que pensar mucho e innovar. Como decía, la decisión de no hacerlo quedó descartado desde el minuto cero. Va a ser muy novedoso. Durante la pandemia las tecnologías nos han servido para transmitirnos entre compañeros mucha información en torno al virus y ahora hay que seguir aprovechando ese tecnología para divulgar y compartir conocimiento.

P. ¿Qué ventajas se pueden identificar de una edición online?

R. Pensamos que el congreso va a ser más accesible para todos aquellos farmacéuticos que habitualmente no pueden acudir o desplazarse a congresos. Son muchos los compañeros que por diversas razones, la ubicación de su farmacia, los horarios, las guardias, o porque directamente deben seguir al pie del cañón prestando el servicio no pueden asistir a estos eventos. Ya sean en Bilbao, como iba a ser en este caso, o en cualquier otro punto del país. Y con este formato podremos llegar a todos ellos.

“Durante la pandemia, las tecnologías nos han servido para informarnos entre compañeros y ahora debemos aprovecharlas para divulgar conocimiento”

P. Quien conoce los Congresos de Sefac sabe de la importancia que, más allá del programa oficial, tienen “los pasillos”, donde también se generan debates profesionales, intercambio de ideas entre compañeros… ¿Cómo recuperar esto?

R. Lo bueno de un congreso de carácter científico como los de Sefac es intercambiar opiniones, experiencias… El “tú a tú”. Pero seguiremos pudiendo interaccionar. Mantendremos ese espíritu. Vamos a habilitar salas virtuales para el networking, chats interaccionales internos… También respecto a los postér facilitaremos la comunicación con los autores… Queremos dejar claro que el congreso no será un cúmulo de videos, sin más. Habrá interacción, vía telemática por obligación. Pero habrá interacción real. En especial en sesiones prácticas, talleres y en la propia exposición comercial, donde además de la visita virtual de los stands se podrá interaccionar con los delegados.

P. Lo que no cambia, sea cual sea el formato, es la esencia científica y multidisciplinar del programa científico, ¿no?

R. Lo hemos hecho un poco más largo, a fin de poder trasladar y mantener todos los contenidos que teníamos pensado para la edición presencial a la virtual. Lo hemos hecho más flexible, ya que todas las sesiones podrán incluso disfrutarse en diferido. La virtualidad permite salvar el solapamiento de actividades en los formatos físicos, que obliga en ocasiones a elegir entre una mesa redonda o un taller, por ejemplo.

P. Entrando ya en temáticas concretas, uno de los principales debates profesionales versará sobre el valor de la indicación farmacéutica en el SNS. ¿No ha quedado de sobra demostrado en esta crisis?

R. La indicación farmacéutica es lo más “nuestro”, la esencia. El “¿qué me das para…?”. Efectivamente, se está demostrando en esta pandemia. Por mucho que no se nos haya reconocido, que nos hayamos sentido abandonados, etc., nos debemos a los pacientes y hemos seguido atendiendo y resolviendo problemas de salud con nuestras intervenciones. No quiero adelantar nada, pero en este debate ahondaremos en la importancia que tiene registrar todas estas actuaciones que resuelven problemas de salud. No registramos lo suficiente el trabajo que realizamos. Es un reto de futuro. También tenemos en marcha el proyecto Indica+Pro que va a deparar resultados espectaculares.

P. También es habitual explorar nuevos roles profesionales de los farmacéuticos comunitarios. En esta edición se debatirá el papel de estos profesionales en la vacunación.

R. Es un rol sobre el que en Sefac tenemos claro que hay mucho margen de mejora. Tenemos países en nuestro entorno que han confiado en los farmacéuticos para aumentar las coberturas vacunales, en especial de gripe, y esa apuesta ha dado resultados. El sistema sanitario necesita mejorar las tasas de cobertura, más aún en la próxima campaña antigripal de cara a evitar colapsos del sistema. Desde las farmacias ya realizamos una labor informativa y de recomendar la vacunación, derivando al centro de salud. Pero hay que ver la realidad. Y en muchas zonas, donde no hay centros de salud, la farmacia es el único punto de atención sanitaria. Y las Administraciones tienen que verlo. En Sefac tenemos claro el trabajo multidisciplinar y, en este caso, concreto, en equipo con Enfermería. Pero tenemos igualmente claro que se puede aprovechar más la red de farmacias en torno a la vacunación.

“¿Un mayor rol del farmacéutico en la vacunación? En muchas zonas, la farmacia es el único punto de atención sanitaria. Esa es la realidad y las administraciones tienen que verlo”

P. Una de las novedades de esta edición es lo que han denominado “Encuentros con el experto”. ¿En qué consiste?

R. Son sesiones basadas exclusivamente en la posibilidad de realizar baterías de preguntas a expertos sobre determinados temas criterios de derivación y manejo integral del paciente con síntomas del tracto urinario inferior, la salud sexual y reproductiva en la mujer o los cuidados de la piel sensible. Son formatos dedicados a profundizar e interaccionar con el experto. No es como una sesión o conferencia en la que el asistente escucha y le pueden surgir dudas o preguntas que no puede trasladar. En estas sesiones el objetivo es preguntar desde el inicio.

P. Este congreso era —y será— especial por otra cuestión. En él se producirá el fin de la etapa de Jesús C. Gómez como presidente de Sefac. La despedida no podrá ser física pero entiendo que habrá reconocimiento.

R. Por supuesto. El valor y aportación de Jesús a Sefac es difícil de cuantificar. No solo ha sabido dar continuidad al trabajo de los fundadores de la sociedad y anteriores presidentes, sino que ha llevado a Sefac a ser lo que actualmente es “con honores”. Es un ejemplo de motivación e ímpetu, y de saber transmitirlo tanto al equipo directivo, delegaciones como a cualquier compañero socio. Y, en lo personal, a Jesús le debo estar en Sefac. Yo solo quería participar en un pequeño proyecto de Sefac y fue él el que me fue animando a integrarme más en la sociedad y, con el paso del tiempo, potenciarla en País Vasco a través de la delegación. Sefac tiene espíritu de equipo, y eso lo ejemplifica Jesús a la perfección.

“El valor que ha dado jesús C. Gómez a sefac es difícil de cuantificar, ha llevado con honores a sefac a ser lo que actualmente es”

P. La última. Ya no se puede animar a los farmacéuticos a “asistir” al Congreso. Pero, por qué deben ‘conectarse’ del 19 al 22 de octubre a él?

R. Primero, un congreso como éste, por sus contenidos, motiva profesionalmente. Lo peor que hemos padecido los farmacéuticos en esta pandemia es que nos hemos sentido abandonados. Pero los compañeros tienen que conectarse para vivir su profesión. Porque tenemos que seguir demostrando, en especial a las Administraciones, que somos sanitarios que velamos por nuestros pacientes, con vocación asistencial, y que trabajamos en equipo. Va a haber un antes y un después de este congreso. Hay que conectarse para, nunca mejor dicho, estar conectados con su profesión.