Premios Fundamed

El Hospital La Fe de Valencia ha informado de la administración del primer tratamiento con células CAR-T a una paciente adulta, diagnosticada de linfoma difuso de células grandes B, cuyos tratamientos convencionales aplicados con anterioridad no habían dado buenos resultados.

Respecto a la participación de la Farmacia Hospitalaria, tal como ha explicado el doctor José Luis Poveda, jefe de servicio de Farmacia de La Fe, “la muestra del tratamiento CAR-T se transporta congelada y se conserva en el servicio de Farmacia Hoen un tanque con nitrógeno líquido a una temperatura de 180 grados bajo cero”. Posteriormente, añade, “se traslada hasta la habitación de aislamiento, donde se va a infundir el tratamiento, en un equipo de transporte adecuado para que no se vea alterada esta temperatura”. La infusión se realiza en una habitación de aislamiento siguiendo todas las medidas de seguridad para la paciente.

Imagen difundida por La Fe del proceso de gestión en el Servicio de Farmacia de la primera CAR-T administrada.

También Javier García Pellicer, jefe de Sección de Farmacia de este hospital valenciano, ha destacado que “la Farmacia Hospitalaria sabe, puede, y debe gestionar la logística de los medicamentos CAR-T y normalizarla como la gestión de cualquier otro medicamento”.

 

Manual de referencia

Cabe recordar que la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria presentó en 2019 —y con la participación en su elaboración de los propios  José Luis Poveda y Javier García Pellicer— el documento ‘Procedimiento de gestión de los medicamentos CAR-T’ a fin de servir como “manual de referencia” para la adaptación de los hospitales, y en especial sus servicios de Farmacia Hospitalaria, a los nuevos modelos de gestión y trabajo que requieren estos medicamentos.

Un novedoso proceso de gestión del que tampoco escapan los servicios de FH y que no solo implica la formación del personal y una mayor dedicación temporal al seguimiento y farmacovigilancia. Las novedades pasan, por ejemplo, por la citada adquisición de tanques de nitrógeno para su recepción y el empleo de técnicas como el “calor seco o el baño María” para conferir la temperatura adecuada con la que deben ser administrados estos medicamentos (ver imagen). Igualmente, para actuar ante posibles reacciones adversas provocadas por las CAR-T —otra de las situaciones que aborda esta guía de la SEFH— los servicios de FH de estos centros de referencia deben asegurarse la existencia en stock de dosis suficientes del medicamento de soporte tocilizumab.

En este sentido, el manual atiende todas las etapas del proceso de gestión de estos medicamentos en los que interviene el farmacéutico de hospital —adquisición, recepción, conservación, dispensación—, así como un protocolo farmacoclínico de base — “aunque cada CAR-T que se apruebe debe tener el suyo específico”, recordó en su presentación José Luis Poveda— y un protocolo frente a reacciones adversas (que, en su caso, sí puede ser común para todas las CAR-T), entre otros contenidos. El objetivo de documentos así pasa también por “ir eliminando la variabilidad en las actuaciones en torno a estos medicamentos”, indicó.


Noticias relacionadas

Europa empieza a estudiar la nueva CAR-T de Gilead

La farmacia hospitalaria ya puede trabajar ‘sobre plano’ en la gestión de las CAR-T