El Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) coordina y financia un proyecto de investigación para evaluar la eficiencia del benznidazol y su impacto en la historia natural de la enfermedad de Chagas en área no endémica. Con la participación del Colegio Oficial de Farmacéuticos de la Región de Murcia (COFRM), y la interacción entre diferentes profesionales y pacientes, esta iniciativa permitirá mejorar las guías de manejo del afectado por la enfermedad, así como la mejora de protocolos de actuación de los diferentes recursos sanitarios.

La enfermedad de Chagas, también llamada tripanosomiasis americana, es una patología potencialmente mortal causada por el parásito protozoo Trypanosoma cruzi. La patología se da sobre todo en zonas endémicas de 21 países de América Latinadonde se transmite a los seres humanos y mamíferos.

Se estima que la enfermedad de Chagas afecta a más de 50.000 personas en España, y donde un 70 por ciento no estaría diagnosticado ni tratado. Se transmite de dos maneras: por contacto con las heces de un insecto infectado (ese insecto en España no existe, por lo tanto, de esa manera no se transmite en España) y por vía congénita, es decir, de madre a hijo (madre embarazada al bebé). Esta es la principal vía de transmisión en España.

Diversos estudios realizados en el país demuestran que existe un infradiagnóstico de la enfermedad y que la farmacia puede ser esencial para la detección.

El papel de la farmacia tendrá gran relevancia porque contribuirá al seguimiento del paciente, controlando la adherencia al tratamiento y ayudando a detectar la aparición de posibles efectos adversos

La proximidad de la farmacia

El proyecto incorpora a la farmacia comunitaria por su proximidad y acceso a la población como un agente de salud pública que puede actuar de forma coordinada con el sistema sanitario para abordar situaciones como la enfermedad crónica. Concretamente, en las oficinas de farmacia de Murcia, se llevará a cabo una encuesta cuyos resultados permitirán conocer, entre otros aspectos, la adherencia al tratamiento; la presencia/ausencia de reacciones adversas relacionadas con el medicamento; o la reacción adversa moderada o grave que conlleve la asistencia en los dispositivos asistenciales de consulta de atención primaria.

Asimismo, el COFRM ya comenzó hace un año un programa piloto de reclutamiento de pacientes mediante la realización de test rápidos, como cribado de la enfermedad en personas asintomáticas. Si el resultado del test es positivo se remite a la Unidad de Medicina Tropical del Hospital Virgen de la Arrixaca.

En este sentido, el papel de la farmacia tendrá gran relevancia porque contribuirá al seguimiento del paciente, controlando la adherencia al tratamiento y ayudando a detectar la aparición de posibles efectos adversos.

La farmacia es un agente de salud útil para contribuir en el diagnóstico precoz de enfermedades gracias al fácil acceso y proximidad que tiene a la población. El seguimiento a la adherencia al tratamiento del paciente que realizará el farmacéutico es esencial para contribuir a garantizar la efectividad del tratamiento.

Tratamiento y objetivo del proyecto

La enfermedad de Chagas puede convertirse en una patología crónica con efectos irreversibles en diferentes órganos como ocurre en la Cardiopatía Chagásica Crónica, sino se trata a a tiempo. De hecho, el tratamiento ha demostrado ser efectivo si se administra durante la fase aguda de la enfermedad.

Por ello, el objetivo fundamental del Proyecto es evaluar la efectividad del tratamiento para evitar efectos en la fase crónica, es decir, en la prevención de la Cardiopatía Chagásica y la Enfermedad de Chanfas congénita.

Este proyecto está coordinado desde el Centro Nacional de Microbiología del ISCIII por Francisco Javier Nieto Martínez y cuenta con el liderazgo en Murcia de Manuel Segovia, catedrático de la Universidad de Murcia y jefe de Microbiología del Hospital Virgen de la Arrixaca. En el equipo investigador participan investigadores de otros hospitales de la Comunidad de Madrid (Fundación Alcorcón, 12 de octubre, Puerta del Hierro), investigadores de la Consejería de Salud de la Región de Murcia, el COF Región de Murcia y el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos. Asimismo, el proyecto cuenta con la participación de las compañías de distribución farmacéutica Cofares, Hefame y Fundación Bidafarma, que aúnan esfuerzos con el propósito de responder a los nuevos retos que supone la detección, diagnóstico, tratamiento y seguimiento postratamiento de la enfermedad de Chagas.


También te puede interesar…