El Global Madrid | miércoles, 25 de julio de 2018 h |

El Ministerio de Trabajo a través del Instituto de Salud, Seguridad, y Bienestar en el Trabajo (INSSBT) ha presentado con el aval de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) la aplicación InfoMep, una base de datos que permite buscar fármacos peligrosos por nombre comercial, principio activo, presentación o grupo terapéutico, para ver las características de peligrosidad en humanos.

Según la Dra. Olga Delgado, Jefa de Servicio de Farmacia del Hospital Son Espases de Palma y miembro del equipo responsable de la actualización, “es un honor que desde el Ministerio haya contado con la SEFH para este proyecto reconociendo así la competencia técnica de la Farmacia Hospitalaria. Se trata, en su mayoría, de medicamentos de preparación en el hospital, y se ha actualizado la base de datos la información disponible y, a partir de ahora y con este nuevo formato web, la actualización debe ser periódica y más rápida que en formato papel”.

La doctora explica además que las dos instituciones que han colaborado en el lanzamiento de está aplicación están trabajando en el desarrollo de una herramienta para sistematizar las labores de actualización de la base de datos ya que“hasta ahora, usábamos el documento técnico ‘Medicamentos peligrosos. Medidas de prevención para su preparación y administración’ y los listados del NIOSH (Instituto Nacional para la Seguridad Ocupacional y la Salud, de Estados Unidos) que tenían el problema de que sólo se publican por principio activo, sin incluir nombre comercial ni la forma farmacéutica, y con una periodicidad larga. Con InfoMep en versión base de datos conseguimos mayor versatilidad”. Entre los autores que han participado en el desarrollo de esta aplicación hay ocho profesionales de la Farmacia Hospitalaria de todo el territorio nacional, un químico y una farmacéutica.

El término “Medicamento Peligroso” (Hazardous Drug) fue introducido por primera vez por la American Society Hospital Pharmacy (ASHP) en 1990 y posteriormente adoptado por la Occupational Safety and Health Administration (OSHA). Tiene en cuenta aquellos fármacos en los que hay riesgo de carcinogenicidad, teratogenicidad u otra toxicidad para el desarrollo, toxicidad reproductiva, toxicidad en órganos a bajas dosis o genotoxicidad.