El Global Valencia | miércoles, 24 de agosto de 2016 h |

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia recuerda la importancia de conocer las posibles interacciones que pueden producirse entre alimentos y fármacos. Como indica la vocal de Alimentación, Lourdes Serrano, como regla general “lo más adecuado es administrar el fármaco con el estómago vacío, acompañado de un volumen suficiente de agua”. A pesar de ello hay casos en los que “es necesario que se administren los medicamentos con los alimentos para evitar efectos irritantes sobre el tracto gastrointestinal como nauseas, vómitos, etc.”, añade.

Los farmacéuticos, recuerdan que algunos fármacos pueden modificar la utilización normal de los nutrientes y producir un déficit de vitaminas o minerales. Por otro lado, los alimentos también pueden modificar la respuesta farmacológica, provocando que la respuesta al tratamiento sea diferente a la que cabría esperar con una dosis dada.

Por ello, insisten en que antes de tomar un medicamento es fundamental leer el prospecto detenidamente para conocer la medicación, para qué es y cómo debe administrarse en relación con las comidas. En el caso de que en el prospecto no se especifique bien o existan dudas, es conveniente acudir a la farmacia más próxima para que el farmacéutico indique la forma más adecuada de administrar el medicamento. En esta línea el COF de Valencia incide en atender especialmente a la población más vulnerable, como las personas mayores, niños, embarazadas y lactantes.

Interacciones más relevantes

Entre los medicamentos que se recomienda tomar con las comidas para evitar irritación de la mucosa gástrica, se encuentran los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) que, si se ingieren con el estómago vacío, no se absorben adecuadamente, pierden su efecto y además pueden provocar dolor de estómago, náuseas o vómitos e, incluso, llegar a producir úlceras y, en el peor de los casos, hemorragias digestivas.

Otros medicamentos como el alendronato, utilizado para tratar y prevenir la osteoporosis, no se absorben cuando se administra con alimentos, y ven reducida su absorción significativamente cuando se toman con café o zumo, por lo que es recomendable ingerirlos en ayunas.

Otro ejemplo lo tenemos con los suplementos de hierro que, aunque se absorben mejor con el estómago vacío, pueden causar molestias gastrointestinales, en cuyo caso se recomienda tomarlos con una pequeña cantidad de alimento. Además, se ha podido comprobar que este tipo de suplementos ingeridos junto con alimentos o bebidas ricas en vitamina C aumentan su absorción.

Otra de las interacciones más comunes la encontramos con el fármaco Acenocumarol (Sintrom) que, tomado con alimentos ricos en vitamina K como espinacas, brócoli, coles de Bruselas, etc., puede provocar una disminución de la eficacia del fármaco.