ENRIQUE CAMPILLO Madrid | viernes, 09 de junio de 2017 h |

La Unión Interprofesional de la Comunidad de Madrid celebró el pasado 6 de junio la primera edición del ‘Día de las Profesiones’, una iniciativa que reunió, en la sede del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), a un total de 24 colegios profesionales para destacar la labor que realizan no sólo por los colegiados sino por la sociedad en general.

Entre ellos estaba el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid que instaló un stand para dar a conocer la actividad diaria de los profesionales.

Luis González, presidente del COFM destacó que “es una idea muy interesante que todas las profesiones estén unidas para trabajar por el bien de los ciudadanos”. Ante el stand del colegio reflejó que los interesados “pueden preguntar todo lo que quieran saber relacionado con la farmacia, desde un consejo de nutrición a un consejo en un tipo de medicamento o información sobre el grado y las facultades que lo ofertan”.

Mientras tanto, Clara Álvarez, directora de Comunicación del COFM apuntaba que “queremos hacer llegar a la población todas las facetas del farmacéutico y qué actividades desarrolla, desde la oficina de farmacia a la farmacia hospitalaria, la ortopedia o la distribución”. Asimismo quienes se acercaron pudieron comprobar, a través de diferentes folletos, algunas de las campañas que las farmacias madrileñas están llevando a cabo, en colaboración con el Ayuntamiento o el CGCOF, tales como el Plenufar 6 y otros planes sobre fotoprotección, o prevención de la diabetes tipo 2.

En el espacio de las charlas, el COFM estuvo presente con dos de sus vocales. En primer lugar, Pilar León, vocal de Alimentación, expuso a los ciudadanos cómo debía ser la nutrición en las distintas etapas de la vida, desde el embarazo o la adolescencia hasta la vejez. Posteriormente, Óscar López de la vocalía de Titulares de Oficinas de Farmacia reflejó todo lo que los ciudadanos deben saber sobre los medicamentos. Y como actividad práctica, el Colegio ofreció a los ciudadanos dermoanalizarse la piel para conocer su fototipo a través de una máquina para analizar la hidratación de la piel o la grasa y así determinar si era seca, grasa o mixta. Al mismo tiempo se podía valorar la elasticidad de la piel y comprobar si ésta estaba envejecida o no. Además mediante una cámara se analizaban los poros, manchas y arrugas para, finalmente, los especialistas del colegio hacer recomendaciones de productos para cada tipo de piel.