Premios BiC
Alberto Cornejo Pontevedra | jueves, 04 de abril de 2019 h |

Tanto el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) como el COF de Pontevedra han recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia de Galicia la sentencia de un juzgado provincial que anula los resultados de las elecciones celebradas en esta corporación en enero de 2018 —en las que venció la que ya era presidenta, Alba Soutelo— por “irregularidades” en el voto por correo y obligaba a su repetición en el plazo de dos meses. En este sentido, en sus recursos de apelación, ambas entidades piden la revocación de la sentencia y, por ende, que se valide el proceso electoral y sus resultados.

Como ya informó EG, el fallo ahora recurrido —que respondía a un recurso presentado por uno de los candidatos a los comicios, Gerardo Santamarta— consideraba que las “instrucciones” en torno al voto por correo remitidas por mail a los colegiados por las que se permitía la posibilidad de que terceros transportasen en mano y depositasen “presencialmente” sobres del voto por correo no solo carecían de rango normativo sino que no habían sido aprobadas y eran contrarias al “fair play” electoral. Incluso, el juez denuncia en este fallo original la injerencia de la cooperativa regional Cofano por “organizar y pagar el transporte de los votos” dado que uno de sus gerentes formaba parte de la candidatura finalmente vencedora.

Pues bien, el CGCOF en su recurso ante el TSJ de Galicia —al que ha tenido acceso EG— denuncia que el juez ha realizado una interpretación de las pruebas y los hechos “absolutamente ilógica y arbitraria” y no se ha tenido en cuenta la spruebas y jurisprudencia aportada al proceso. Respecto a la vulneración del “fair play electoral” por el procedimiento seguido para el voto por correo presencial, el CGCOF defiende su legalidad dado que “las instrucciones fueron aprobadas por la mesa electoral (que es quien tiene competencia para ello) y enviadas por igual a todos los colegiados”. Añade además este recurso que “el propio recurrente (Gerardo Santamarta) conocía estas instrucciones y no las impugnó cuando tuvo oportunidad de hacerlo”.

Incluso, el recurso del COF de Pontevedra complementa este parecer indicando que “el propio recurrente promovió entre los colegiados el voto por correo en las condiciones establecidas en las instrucciones”. Ahora bien, frente a estas acusaciones, el aludido ha aportado a EG el requerimiento notarial que envió a la mesa electoral el 17 de enero de 2018 pidiendo información y aclaraciones en torno al voto por correo presencial. “Lo enviamos con tiempo suficiente para arreglar el desaguisado, y prefirieron ignorar contestando por correo certificado ordinario en el caso de la Mesa electoral, para que llegase después de la votación, y dando la callada por respuesta en el caso de la presidenta de la Mesa”, denuncia Santamarta.

Asimismo, respecto a la posible influencia de la cooperativa Cofano, tanto el recurso del CGCOF como el del colegio coinciden en señalar que no se puede probar que la distribuidora organizase y pagase el transporte de los votos y que fueron aquellos farmacéuticos “que así lo desearon” quienes decidieron utilizar la cooperativa para el transporte de los votos.

Por último, ambos recursos recursos inciden en que aunque se anulasen los votos emitidos por correo —aunque discrepen de ello— no debe afectar a la completa nulidad del proceso electoral y, en concreto, al mantenimiento los votos directos de los colegiados en las urnas el día de las elecciones. Ambas entidades indican que la anulación de los votos por correo no alteraría el resultado de las elecciones dado que, aun así, quien resultó vencedora (Alba Soutelo) “habría obtenido 78 votos más que Gerardo Santamarta”, expone el CGCOF. Cabe recordar que, computando todos los votos, Alba Soutelo obtuvo la confianza de 397 colegiados obtenidos, frente a los 225 de Santamarta y los 135 de un tercer candidato, José Luis Abril. “Lo anterior demuestra que la voluntad de los electores no se vio determinada por el voto por correo”, justifican.

Tras la presentación de estos recursos, será el TSJ de Galicia quien tenga la llave de una posible repetición (o no) de las elecciones en el COF de Pontevedra. Gerardo Santamarta insiste en que la sentencia del juzgado pontevedrés “es clara y la suma de los hechos es suficiente para que se repitan las elecciones”.