Premios BiC
El Global Madrid | viernes, 13 de diciembre de 2019 h |

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos celebró el pasado 11 de diciembre la que puede considerarse una de sus asambleas más importantes de cada ejercicio: aquella en la que se presentan y se someten a votación los presupuestos para el nuevo ejercicio de la máxima corporación farmacéutica nacional.

En este sentido, en la citada asamblea se presentó —y aprobó— el presupuesto de la institución para 2020, el cual prevé unos ingresos que rozan los 12 millones de euros y unos gastos que se acercan a los 11,8 millones de euros. En la comparativa con los presupuestos presentados hace ahora un año para el ejercicio 2019, la partida de ingresos prevista para el nuevo año supone un aumento en torno al 20 por ciento respecto a los 10 millones de euros presupuestados para el ejercicio que ahora expira. No obstante, los gastos también se preveían menores (situados igualmente en los 10 millones de euros).

Según se defiende desde la Organización Farmacéutica Colegial, “son unos presupuestos que responden a las cinco líneas de trabajo definidas por el Comité Directivo en la Estrategia de Gobierno 2018-2021 Somos Farmacéuticos y que están alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas”. En concreto, detalla el CGCOF, “esas cinco líneas contemplan acciones con Colegios y Consejos Autonómicos; con Administraciones públicas; el sector sanitario, sociedades científicas e instituciones académicas; con la sociedad; y en el Consejo General como organización”.

Sin unanimidad en las votaciones

Pese al aumento de la partida de ingresos que recogen los nuevos presupuestos, ello no provocó su aprobación por unanimidad por parte de la Asamblea de los 52 colegios farmacéuticos que se reunieron en Madrid. Precisamente, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid votó en contra de ellos.

Según ha podido saber EG de fuentes participantes en esta asamblea, en su valoración más general el COF de Madrid considera estos presupuestos “nulos” desde un punto de vista jurídico, dado que la partida de gastos no está acompañada de una memoria justificativa de los mismos. Esto les llevó a pedir que los mismos fuesen devueltos e instar a presentar unos nuevos con la memoria pertinente, para su correspondiente nueva votación por la Asamblea.

Además de reclamar esta memoria económica respecto a los gastos, desde el COF de Madrid se volvió a mostrar su disconformidad con el capítulo referente a los “gastos de compensación por dedicación” así como la subpartida que permite retribuir los desplazamientos de los principales miembros del comité directivo a sus domicilios.

El motivo de esta discrepancia hace referencia a lo estipulado en el Reglamento del CGCOF, que indica que estos representantes deben tener fijada su residencia en Madrid. Desde la corporación madrileña se considera que no deberían retribuirse los gastos originados por desplazamientos a domicilios que no tengan una finalidad institucional, aunque cabe recordar —y así se reconoce desde el COFM, aunque se discrepe— que fue una Comisión quien lo aprobó (con un límite de 48 viajes abonados al año).