Premios BiC

La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps) recibió en 2019 un total de 37.778 notificaciones de posibles reacciones adversas a medicamentos (RAM). De ellas, un 37 por ciento fueron calificadas como “graves” y un 14 por ciento eran “no conocidas” hasta la fecha. Los trastornos gastrointestinales (3.204 del total), dermatológicos (2.922) y del sistema nervioso (2.602) los más frecuentes.  Las notificaciones graves además de desconocidas fueron un 8 por ciento.

La Aemps ha publicado la Memoria de Actividades de 2019 del Sistema Español de Farmacovigilancia. Este informe destaca que de las cerca de 38.000 notificaciones de posibles casos de RAM, el 21 por ciento fueron realizadas por los farmacéuticos. Cabe recordar que muchas CC.AA tienen impulsadas redes de farmacias centinela destinadas especialmente a la farmacovigilancia.

No obstante, un año son los médicos el colectivo que más notifica estas situaciones (67 por ciento). Las notificaciones procedentes de la ciudadanía suponen, asimismo, un 6 por ciento de los casos. La tasa de notificación global de RAM se estima en 80 casos por cada 100.000 habitantes.

Con respecto a las características demográficas de los pacientes afectados por RAM, la mayor parte corresponden a pacientes adultos (siendo predominante el sexo femenino), seguido de mayores de 65 años, niños, lactantes, adolescentes, recién nacidos y fetos.

Calidad Vs cantidad de información de las RAM

Cabe destacar que el Sistema Español de Farmacovigilancia se ‘nutre’ de información por dos vías: a través de los Centros autonómicos de Farmacovigilancia —a los cuales notifican las sospechas de RAM los profesionales sanitarios y los ciudadanos— y a través de los propios fabricantes de los medicamentos de uso humano.

De los 37.778 casos, un 38 por ciento se notificaron a través de los Centros Autonómicos y un 62 por ciento a través la industria. Desde la Aemps se recuerda que la cantidad de notificaciones “por si misma no es suficiente” y que tan igual o más importante es la calidad de la información proporcionada. Sobre ello, la Aemps destaca que la información relevante de los casos recogidos por los Centros de Farmacovigilancia “es más completa en comparación con los que se recogen a través de la industria farmacéutica”.